Cultura

Otoño 2009:

Acaba de comenzar septiembre y, poco a poco, irá quedándose atrás el concepto más relajado que, a la hora de vestir, impera en verano. Por eso, como avance de lo que, este otoño, traerá la moda vamos a echar un vistazo a las propuestas que, doce meses atrás, hicieron al respecto las grandes firmas y, por supuesto, los grandes diseñadores quienes, en esta ocasión, han apostado por los blazers como una de las prendas claves de la temporada -siendo Oscar de la Renta y Donna Karan dos de sus principales defensores-. Desde los confeccionados en pieles sintéticas a otros con pailletes (lentejuelas), pasando por cortes entallados, largos o anchos, esta prenda -combinada con pantalones, minivestidos o leggins-, dará vida a uno de los looks que, a partir de ahora, más vamos a ver por la calle. Eso sin olvidar las propuestas articuladas en base a grandes hombreras que, en parte, recuperan ese espíritu de los 80 tan admirado últimamente (y que también se materializa en la profusión del cuero como tejido).

Fijándonos en nombres del sector como el de Diane Von Furstenberg, muy reconocida a nivel mundial, hallamos líneas que homenajean a la cultura escocesa con cuadros en tonalidades rojas, azules y amarillas que se acompañan del negro como "comodín" combinable con cualquier conjunto que se nos ocurra. Aparte, geometrías en blanco y también negro junto al uso, y abuso, de los metalizados (en especial, del gris), suponen las líneas maestras de un concepto que cada vez cuenta con más admiradoras (recordemos a Eugenia Martínez de Irujo entre las muchas firmes incondicionales de la creadora).

Clásico pero imprescindible, Chanel se ha centrado en elementos soviet y en la inspiración de Siberia y los zares rusos para dar forma a un original universo donde tocados bizantinos se alternan con bolsos con forma de huevo, tiaras y modelos tutú en clara alusión a la gran importancia del ballet en esta zona del planeta. Armani, por su parte, se decanta por las faldas cortas y las medias a media pierna para resaltar la anatomía femenina y fomentar un efecto "colegiala" que nunca deja indiferente a los caballeros. Igual que la obra de Carolina Herrera referente que, año tras año, se supera potenciando lo mejor de cada clienta y disimulando sus posibles "puntos flacos" gracias a una ropa elegante y sofisticada que opta por marcar la figura, con cinturones, lazos o pantalones pitillo, y por espectaculares vestidos de noche en satén y seda.

Dentro del capítulo de famosas que cuentan con su propio sello textil, podríamos acudir a alternativas como la de Kate Moss que, sin aportar nada nuevo, ha logrado hacerse un lugar muy destacado en el mercado anglosajón. Allí esperan con impaciencia las ideas de la top que, en resumen, confirman su pasión por la piel, camisetas estampadas, generosas mangas folk y trajes mini y de tirantes para disfrutar de la fiesta. Eso sí, queda claro que todo lo que, a este nivel, fabrica la polémica maniquí, podría perfectamente formar parte de su guardarropa privado al igual que le sucede a Victoria Beckham. Ella, para no quedarse atrás en su carrera por el mundo de las tendencias -y sin arriesgar tampoco demasiado-, apuesta por el ladylike, comedido y con un punto rockero gracias a la incorporación de las tachuelas y el strass. Conocedora del terreno que pisa, "Posh" seduce con escotes de cuello cerrado y ceñidas y sencillas siluetas semi-sirena con una pequeña cola detrás. Blanco, negro, rojo, gris y malva constituyen los colores favoritos de la ex Spice Girl, para afrontar estos próximos tiempos más melancólicos y propicios a la ensoñación. Está claro que, el abanico, es amplio. En manos de cada clienta se encuentra… la decisión definitiva.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios