Cultura

Paloma Sánchez-Garnica: “Para escribir necesito meterme en la piel y en la mente del personaje”

  • La autora presenta a las 20 horas en el Centro de Cultura de Cajamar en la Casa de las Mariposas su última novela ‘La sospecha de Sofía’ en un acto organizado por Diario de Almería

Paloma Sánchez-Garnica es una gran viajera y conoce muy bien la provincia de Almería. Paloma Sánchez-Garnica es una gran viajera y conoce muy bien la provincia de Almería.

Paloma Sánchez-Garnica es una gran viajera y conoce muy bien la provincia de Almería. / Carlos Ruiz

Su última novela La sospecha de Sofía lleva ya cuatro ediciones. Se ha convertido en una obra de referencia en España, donde además los lectores cuando comienzan su lectura ya no pueden parar hasta llegar al final. La historia que cuenta esta novela es cinematográfica, porque es muy intensa, ya que se desarrolla entre Madrid, París y Berlín en 1968. La escritora participa hoy jueves en Diario de los Libros que organiza Diario de Almería. Presenta su obra a las 20 horas en el Centro de Cultura de Cajamar en la Casa de las Mariposas.

-Cuando se lee la sinopsis de su novela da la sensación de que se trata de una película con una trama fascinante.

-Yo para escribir necesito ambientarme, necesito meterme en la piel y en la mente del personaje y por lo tanto eso lo tengo que expresar y necesito sentir hambre, frío o miedo. Además necesito palpar los espacios por los que transitan mis personajes y para eso necesito escribirlos y tal vez esa forma de escribir lleve a una mentalidad al lector de ver imágenes, pero es mi forma de escribir.

-Cuando se propone escribir esta novela imagino que le llevó un tiempo documentarse dado el periodo y los lugares donde transcurre. ¿Cuando se plantea escribir este libro que reúne tanta intriga?

-Esta novela no es histórica. Yo escribo de forma muy espontánea. Primero tengo una nebulosa donde más o menos sé el tiempo en el que quiero mover a mis personajes y luego mientras voy escribiendo voy documentándome, voy leyendo novelas, veo películas y luego también me baso en experiencias personales.

-Año 1968. Madrid, París y Berlín. Año emblemático y tres ciudades muy importantes donde transcurre su novela.

-Quería entrar en esos años ya que es una época donde yo era adolescente y quería vivir lo ocurrido a través de los personajes para entenderla mejor. Quería contrastar las dos dictaduras, la franquista que hacía aguas, pero que se mantuvo hasta la muerte del dictador, esa transición que nos costó tanto y luego la explosión de libertad de los años 80 y en contraste la otra dictadura de corte soviético, ese Berlín con esa anomalía del Muro que condicionó la vida de sus habitantes durante tantos años, con esa dictadura tan potente en esa época y que se mantuvo sólida hasta finales de los 80. Me apetecía el contraste de las dos dictaduras.

-Intriga y espionaje. ¿Cual es el peso de los personajes en la novela y cual es el de los escenarios donde tiene lugar?

-Esta es mi séptima novela y hay un punto original que es la intriga y el espionaje. Al final los espías son personas. En mis novelas mi sello personal es como los personajes gestionan sus sentimientos, sus conflictos, sus inseguridades, sus amores en una época determinada y en un lugar determinado. Esa manera de gestionar los sentimientos, en diferentes espacios, con diferentes leyes y diferentes costumbres es lo que me interesa, meter a personas de carne y hueso, personas con historias con minúsculas. El escenario al final condiciona esa gestión de los sentimientos en los personajes.

-Sofía es clave en la historia que desarrolla en su novela.

-Es la persona en la que pivotan los otros dos personajes masculinos que son Daniel y Klaus. Sofía es el arquetipo de la mujer desperdiciada por la sociedad de aquella época. En esa época, Sofía es la mujer con talento, mujer brillante, licenciada en Química con un potencial para la investigación y la ciencia importante, que tiene que renunciar a su propia identidad, porque se ve atrapada en ese rol de madre y esposa, por un matrimonio demasiado precipitado y una maternidad demasiado rápida.

-¿Cuanto tiempo le ha llevado escribir esta novela?

-Esta obra tiene un punto especial porque me costó muchísimo encontrarla. Estuve más de año y medio buscándola y como soy tan metódica, escribía todos los días, pero escribía y escribía y luego se me deshacía. Si a mí no me apasiona lo que escribo no puedo seguir. En varias ocasiones estuve a punto de tirar la toalla, pero me puse un lema que era no me voy a rendir, porque era una situación muy frustrante. Pero entonces me refugié en la lectura y leyendo una novela de Javier Marías tuve el primer chispazo y la empecé a escribir el 5 de febrero del año pasado y me costó encontrarla pero cuando la hallé entró como un tiro en mi vida. Los personajes me envolvieron y disfruté mucho escribiéndola. He estado menos de un año para escribirla.

-¿Esa dificultad nunca se había dado en otras novelas suyas?

-A mí siempre me cuesta mucho empezar las historias, ya que hasta que no defino lo que quiero pueden pasar dos meses. Pero esta fase de año y medio de desesperación y mucho vértigo nunca antes me había pasado y de hecho fue frustrante. Esta novela llegó en un momento especial de mi vida, tiene una banda sonora que ha hecho mi hijo, que es un regalo para los sentidos.

-La novela ha tenido una gran aceptación.

-Ya está la cuarta edición en la calle. Estoy sorprendida porque estoy captando nuevos lectores y luego los lectores que ya me seguían me dicen que es una lectura que emociona y remueve y eso es lo importante, porque realmente para eso escribo.

-¿No sé si conoce la provincia de Almería?

-Conozco bien Almería, he estado en Mojácar donde me he bañado en sus playas. Soy muy viajera y conozco Almería y esos paisajes donde se han rodado tantas películas y conozco su rica gastronomía. Tengo que decir que Almería tiene un punto especial desde hace unos años porque he conocido a una almeriense como es Carmen de Burgos Colombine que nació en Rodalquilar. He leído tanto de Colombine que creo que conozco más la provincia gracias a ella. La vida de Carmen de Burgos me ha fascinado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios