Cultura

Poetas, escritores y músicos se encuentran en la Tetería Almedina

  • El viernes se vivió una velada muy interesante donde la palabra y la música se complementaron

En el mismo corazón de la ciudad antigua, por donde la escritura, la música y la danza fueron la fascinación de la Almería árabe, hay una hoguera cultural que no ha pasado desapercibida a quienes se sienten atraídos por lo más selecto y auténtico, e incluso a los visitantes que perciben las propuestas de calidad, al lado mismo de la Alcazaba.

Desde la Tetería Almedina hay verdadero empeño por convertir ese lugar tan atractivo en un vivo foco cultural y un referente en la inquieta vida del espíritu de la ciudad. Algo con una fuerza y una iluminación imparable. Junto a las sesiones de cine- club, veladas de flamenco, talleres, y otros actos que enlazan nuestro tiempo con el ayer esplendoroso, así como los próximos encuentros de narradores, que fue anunciado en la presentación por Pedro García Cazorla, coordinador y alma de las actividades.

El viernes se celebró un Encuentro Poético, donde un grupo de artistas, escritores y creadores leyeron sus poemas, cantaron, y ahondaron en la poesía arabigoandaluza y en los místicos musulmanes -Ibn Alarif de Almería, del siglo XII, Ibn Arabí de Murcia, Rumi-, en poetas espirituales como el autor hebreo Ibn Gabirol, o de la mística cristiana con enorme influencia sufí como San Juan de la Cruz.

Leyeron los poetas y escritores Pepe Criado, Antonio Carbonell, Virginia Fernández Collado, Isabel Giménez Caro, Francisco Vargas, Celia Gómez Campos, Javier Irigaray, Alberto, Carmen García Mora y Juan José Ceba. Se adentraron en la poesía árabe Antonio Martínez Castro y Utman El Azami -quien leyó en árabe y castellano poemas de Ibn Arabí. El novelista Francisco Martínez leyó unos versos del autor malagueño, una de las cimas de la poesía hebrea, Ibn Gabirol. Fueron también recordadas las palabras de Valente sobre el místico musulman del siglo XII Ibn Al-Alarif de Almería, y la escuela sufí de Pechina, que tuvo una influencia decisiva.

Sensi Falán cantó poemas de Rosalía de Castro, Sor Juana Inés de la Cruz, San Juan de la Cruz, y composiciones árabes de enorme intensidad. Se unió, desde la hondura y la ruptura del flamenco el cantaor Juan El Gallo, que fue alternando con Sensi Falán una de las actuaciones más apoteósicas y hermosas, que dejó fascinados a los asistentes. Intervino también Ahmadi, y se escucharon deliciosas joyas de la música sefardí. El Gallo y Sensi Falán, entregados para el asombro, llegaron hasta las dos de la mañana, en la Tetería Almedina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios