Cultura

Rosa Montero: “Soy una escritora existencialista y desde mi primera novela hablo de la muerte”

  • La periodista y autora presenta a las 20 horas su novela ‘Los tiempos del odio’ en la Escuela Municipal de Música y Artes de Almería (EMMA) dentro del ciclo ‘Diario de los Libros’

Rosa Montero presenta su novela 'Los tiempos del odio' en Almería. Rosa Montero presenta su novela 'Los tiempos del odio' en Almería.

Rosa Montero presenta su novela 'Los tiempos del odio' en Almería.

Está considerada como una de las mejores periodistas de los últimos tiempos y una excelente escritora. De hecho hace dos años obtuvo el Premio Nacional de las Letras. Ahora regresa a Almería donde esta noche a las 20 horas participa en el Diario de los Libros que organiza Diario de Almería. Presentará su novela Los tiempos del odio en la Escuela Municipal de Música y Artes de Almería (EMMA). Además el público podrá disfrutar de la obra de microteatro Bruna Husky dirigida por Vanessa Montfort e interpretada por la actriz Salomé Jiménez.

-Presenta en Almería su novela Los tiempos del odio. Ya el título dice mucho.

-Esta novela que es futurista, es un género que te da una herramienta metafórica muy poderosa para hablar de la realidad, del aquí y el ahora. Siempre digo que las tres novelas que tengo de Bruna Husky, que se pueden leer independientemente, son las más realistas que he escrito. Esos tiempos del odio de los que habla la novela son los que estamos viviendo en todo el mundo. Hay un descrédito del sistema democrático como casi nunca, desde su creación. Claro, la transparencia democrática, que es un gran valor, deja ver las lacras que tienen nuestras democracias, la corrupción, la hipocresía y la injusticia.

-Sin duda, la situación tras la crisis ha cambiado muchas formas de pensar.

-Después de la crisis económica mundial que hemos pasado y que se ha salvado sin que los culpables paguen nada, sino que se han enriquecido más, y la gente más débil económicamente se ha empobrecido más, hay gente que no se siente representada por la democracia. Eso es un caldo de cultivo para los movimientos más extremistas, y hay una especie de anhelo de dogmatismo y de fanatismo, de derechas y de izquierdas.

-En su novela la protagonista Bruna Husky, es una detective replicante que la caracteriza porque sabe cuando va a morir. ¿Debe ser complicado saber cuando uno se va a morir?

-Todos los escritores escribimos siempre sobre los mismos temas, buscamos una y otra vez la manera de volver a contarnos nuestras obsesiones para poder entenderlas, porque no escribes para enseñar nada, sino escribes para aprender. Soy una escritora especialmente existencialista y desde mi primera novela que escribí hace 40 años hablo de la muerte, hablo del sentido de la vida frente ala muerte y hablo del paso del tiempo con el que estoy obsesionada. Uno empieza a envejecer desde la cuna.

-Está claro que se siente muy identificada con el personaje de Bruna.

-Para una persona como yo que tiene esas obsesiones es lógico que crees un personaje como Bruna que es con el que me siento más identificada de todos. En general, los seres humanos viven como si fueran eternos, salvo un grupo de neuróticos como Woody Allen y yo, que estamos obsesionados con la muerte. Entonces mi pobre Bruna, al saber cuando va a morir, no puede olvidarse que es mortal. Hace una cuenta atrás para contar los días que le quedan por vivir. Y luego además es una vitalista feroz, porque se come la vida a bocados, porque sabe que cada vez le queda menos.

-Aparte de parecidas, Bruna es un personaje que siente muy cercano.

-Así es. Ella es un clown humano que ha sido madurado aceleradamente por los ingenieros genéticos, es gestada en un tanque y tras doce meses llega a una edad biológica de 25 años. Se activa y vive diez años y a los 35 años tiene un fallo multiorgánico y muere. Esa visión íntima de la vida y de la muerte que tiene ella es parecida a la que yo tengo. Hay algo en lo que somos completamente opuesta ya que ella detecta la humanidad y detecta a la gente y a mi la gente si me gusta mucho, cuido mucho a los amigos que son mi tesoro. En eso somos la antítesis.

-Es una novela de mucha acción. Me gustaría saber si le ha llevado mucho tiempo la preparación de esta obra donde aparecen tantos personajes.

-En una novela hay que tener mucha cuidado con la documentación, porque es un peso muerto que puede arruinar una obra, y se come la creatividad. La novela es un sueño que se sueña con los ojos abiertos. En mi novela hay una trama que se remonta hasta la época de Felipe II, aunque se desarrolla en el año 2110. La novela está llena de datos científicos y tecnológicos que he ido guardando en mi memoria de lo que he ido leyendo.

-Lleva muchos años dedicada al periodismo y a la escritura. ¿Qué balance hace ahora si echa la vista atrás?

-Yo soy una persona que por temperamento y por generación vivo mucho el presente, ni miro al pasado ni miro al futuro. Tengo la satisfacción de no haber parado de aprender. Intento cada día volver a repensarme el mundo. A medida que creces hay una tentación de sentarte sobre tus propias ideas, y dejar de aprender, y dejar de abrirte al mundo y dejar de tener nuevos amigos. Me siento orgullosa de tener amigos de hace más de 40 años, pero también de tener amigos de hace dos años.

-Almería es una tierra que imagino que conoce.

-Sí, he estado en Almería, aunque no todas las veces que yo hubiera querido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios