Cultura

Santiago Beraza lleva su producción artística hasta el Museo de Alhama

  • El artista es profesor en el IES Celia Viñas y se ha dedicado a la enseñanza

Obra expuesta de Santiago Beraza Ustárroz en el Museo de Alhama. Obra expuesta de Santiago Beraza Ustárroz en el Museo de Alhama.

Obra expuesta de Santiago Beraza Ustárroz en el Museo de Alhama. / Carmen Rubio

Santiago Beraza Ustárroz, con sus más de cincuenta años, lleva desde los diez en esta tierra, y es ya un almeriense más, tallado sobre piedra guipuzcoana. Espacios y Ensoñaciones, dibujos, pinturas y fotografías, 1987-2019, es la muestra que ofrece en el Museo de Alhama de Almería, hasta el 31 de Mayo. Y es ciertamente un regalo para todos ya que puede hacer ver que esta luz y este paisaje calan en el imaginario de un artista, con respeto, pero de manera contundente.

Santiago es profesor de Dibujo en el IES Celia Viñas y ha dedicado su vida laboral a la enseñanza, pero es en la soledad del estudio donde lleva desarrollando su vida profesional desde hace más de treinta años.

El Museo de Alhama es un espacio agradable y bien acondicionado, donde Santiago presenta una retrospectiva de su obra. Analizando la evolución de su paleta, su temática y la pincelada y textura, se observa la unidad de estilo de esta artista, (tan poco frecuente) y se comprende el interés que tiene para el público poder asistir a la presencia de obras abiertas y vivas, inacabadas, como reza bajo el título de alguna de ellas. Geometría lírica, abstracción figurativa, el gobierno del orden, pueden parecer definiciones contradictorias y complejas pero son algunas de las que el artista, y algunos críticos de Arte como Bernardo Palomo, utilizan para describir la obra de Beraza.

“Las circunstancias me definen, integran mis vivencias y mis visiones, y con esto trabajo la obra”. La obra como algo vivo y modificable en el tiempo, así la entiende este artista. Retoma una y otra vez imágenes, rincones y las mismas piezas incluso, lienzos y dibujos, y los vuelve a retocar, nunca desaparece la obra original, se enriquece con nuevos diálogos. El trabajo de Santiago no es espontáneo, son conversaciones con el cuadro, arrepentimientos, capas y capas de color, que no se ocultan entre ellas sino que suman, dando lugar a un mundo matérico del que parece que nunca nos cansamos de mirar.

Donde se nota la importante influencia de esta tierra y esta luz en la obra de Beraza es, sin duda, en el color. Los tierras y grises son dominantes, los ocres son la gama estrella de la exposición. Pero sin olvidar matices muy finos de “azules y verdes que son un equilibrio con la tierra, con los ocres de aquí”. “Algo hay en mí que se resiste al rojo. Es un desafío”. Y es ahí, en la aparición de los colores fríos, donde persiste el hombre del norte.

“Cada pequeño fragmento de cada imagen es como un gran cuadro, con todo un universo, que, en muchas ocasiones, contienen micropaisajes”. Esta frase del artista define la temática de la muestra, los paisajes, urbanos o verdes, con vocación de abstracciones cósmicas. Y para reafirmarse en ello Beraza cita un fragmento de Rilke, “Pero la oscuridad todo en sí alberga:/formas, llamas, animales y a mí.” Todavía queda tiempo para disfrutar del arte con mayúsculas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios