Cultura

La imagen de la Virgen del Mar será restaurada en su policromía alterada

  • El proyecto impulsado por el Obispado con informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico propone actuar en la peana y eliminar elementos metálicos del soporte

Talla de la Virgen del Mar que será restaurada. Talla de la Virgen del Mar que será restaurada.

Talla de la Virgen del Mar que será restaurada. / D.A.

La imagen de la Virgen del Mar, patrona de la capital de Almería, va a ser sometida a un proceso de restauración dado su estado de conservación, ya que la policromía se encuentra “bastante alterada, sobre todo en las partes más sobresalientes de la imagen” mientras que el soporte presenta “grietas y fisuras”.

La escultura, anónima en madera policromada, de estilo gótico tardío y de “gran valor artístico” al estar declarada Bien de Interés Cultural (BIC), tiene también “arañazos, algunos repintes y una suciedad general adherida a la policromía”, en la que, a su vez, se aprecian “muchos cuarteados, múltiples lagunas tanto de estuco como de la capa pictórica en las manos del niño y de la Virgen que dejan ver la madera del soporte, así como zonas levantadas a punto de desprenderse”.

El proyecto de restauración impulsado por el Obispado de Almería, informado favorablemente por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, propone actuar, en primer lugar, en la peana, que presenta “agujeros de insector xilófagos” y si bien no hay indicios de que se encuentren activos, aboga “en caso necesario por desinsectar con gas argón”.

Plantea, asimismo, consolidar las grietas del soporte y aboga por la eliminación en este de los elementos metálicos “no originales” que aparecen en los estudios radiográficos “ya que pueden estar oxidados y aumentar el deterioro, siempre que su extracción --matiza-- no dañe ni perjudique a la obra”.

Los citados elementos metálicos en la talla como clavos y tornillos fueron descubiertos en 2007 pero entonces no se llegó a intervenir.  El proyecto también incluye la revisión y “posible sustitución” de los sistemas de anclaje a las coronas y de la peana, la puesta de una capa intermedia de protección tipo almohadilla “entre los elementos metálicos y la obra”.

Precisamente, una de las intervenciones “poco afortunadas” sobre la talla optó por amputar la corona original e incorporar estos elementos metálicos en las cabezas de la Virgen y del Niño para la sujeción de las nuevas coronas. En esa ocasión, también se amputó el brazo izquierdo del Niño y parte de la melena y hombros de la Virgen “para poderla vestir”.

Con respecto a la policromía, la restauración conlleva la limpieza superficial con brocha suave y aspiración, la fijación de áreas de estratos con riesgo de desprendimiento mediante inyección de cola animal, presión y calor y la realización de un test de limpieza para determinar el método más “adecuado” para eliminar la suciedad incrustada y los repintes.

La propuesta a la que se ha dado luz verde plantea, asimismo, la reintegración de lagunas con estuco afín al original a base de sulfato cálcico y cola de conejo, y la cromática de lagunas pictóricas con acuarela o pigmentos de barniz, barniz que servirá para darle una capa de protección final “tipo retoque, aplicado con brocha suave”.

Una vez que se lleven a cabo estos trabajos, sin duda, la talla ofrecerá otra imagen, ya que la escultura ofrecerá otra visión de cara a los ciudadanos. La última intervención sobre la talla de la Virgen del Mar se realizó en 1984, cuando fue restaurada en el Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte del Ministerio de Cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios