Cultura

Los almerienses Flashline hicieron el sábado un recorrido por los grandes temas de los 80

  • Nada más comenzar el recital se fue la luz en la zona de Villa África durante media hora

El sábado por la noche hubo concierto en Aguadulce. El programa A pie de calle contaba con la presencia de los granadinos Soulsuckers, aunque al final actuaron en su lugar los almerienses Flashline. Eso si, la noche no pudo empezar peor, puesto que estaban cantando su primer tema cuando se fue la luz en toda la zona de Villa África. Tocó esperar una media hora hasta que volvió la luz y entonces estos chicos tan jóvenes de Flashline lo dieron todo sobre el escenario.

Antonio Sánchez (batería), David Flores (teclado), José Manuel Miralles (guitarra y voz) y Antonio Sánchez Parra (bajo) desempolvaron temas que andaban en el olvido de los discos de vinilo. Más volcados en el rock que en el pop, desfiló un repertorio internacional que inauguró Maniac, de Michael Sembello, al que siguió Madonna con Like a Prayer y su inmediata consecuencia: Billie Jean, de Michael Jackson.

De vuelta al viejo continente apareció el himno pseudo heavy del momento Final Countdown (Europe), que fue punto y coma porque desembocó en la no menos conocida Historia Interminable (Limahl). Salpicado el repertorio con temas propios, todos en inglés, todos perfectamente mimetizados con la década homenajeada, vinieron después nuevos hitos para el recuerdo de cuarentones y cincuentones: Eye Of The Tiger (Survivor), uno de los escasos temas que no ha envejecido, porque se ha escuchado en alguna campaña publicitaria.

No podían faltar en el mausoleo de ilustres Bon Jovi, Runaway, y el toque folk sofisticado y nórdico de Roxette a través de su mayor éxito, The Look. El público pasó un rato divertido, recordando esos temas que marcaron unos años y que era una música muy bailable.

Inicialmente el grupo se llamó Camel Dead. Luego cambió su nombre y se presentaron al Festival de Eurovisión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios