Cultura

La exposición de 'Lawrence de Arabia' hechiza a 1.000 personas en San José

  • Almerienses cuyos padres o abuelos trabajaron en el rodaje de la película de David Lean que interpretó Peter O'Toole recuerdan anécdotas y vivencias de la grabación, que tuvo lugar en 1962

La exposición fotográfica Lawrence de Arabia en Almería. Testimonios de un rodaje de la Fundación Cajamar enfila su recta final en la sala de "La Taberna de El Puerto" de San José (Níjar). Tras su inauguración por parte de la directora general de la Fundación Cajamar, Carmen María Giménez y el alcalde de Níjar, Antonio Jesús Rodríguez, ha sido visitada por más de mil personas, que se mueven entre la sorpresa y la nostalgia al ver la muestra y que quedan hechizados por algunas de las instantáneas.

La sorpresa salta en los turistas foráneos, que desconocían que esta obra maestra del cine fue rodada en gran parte en parajes almerienses. El comentario más extendido entre ellos es sobre la construcción de la ciudad de Aqaba en la Rambla Alías. Los aficionados extranjeros se interesan por los lugares exactos de cada secuencia y se preguntan porqué ya no existen las dunas de Las Amoladeras. La mayoría quiere hacerse fotografías junto a las de los protagonistas e, incluso, se contagia del espíritu conquistador de Lawrence, como un veterano aficionado al cine que exhibió su sombrero al aire.

En cambio, cuando el visitante es local aflora la nostalgia; no es de extrañar que comente al monitor de la exposición algún dato perdido en el tiempo y no recogido por ninguno de los numerosos libros que existen sobre esta mítica película. Es el caso de José Ortiz Navarro: "Esa metralleta la construí yo", afirma este experto tornero almeriense, señalando una imagen de la secuencia del primer ataque al tren turco. El antiguo empleado de "Talleres Cuadrado" aportó tantos detalles sobre "la Maxim del 14" que no cabe duda de que él la fabricó junto a su compañero Manuel Hernández.

Hay un antes y un después de Almería marcado por la llegada de esta gran producción que, de forma popular, le llamaban "Lorenzo el de Alhabia" y que se refleja en las fotografías de la muestra de la Fundación Cajamar. Hay que fijarse en los pequeños detalles para ver la ciudad tras el enorme barco mercante en el que trajeron cientos de dromedarios de Oriente Medio. Algunas familias almerienses recordarán cómo en los años setenta salían al campo los domingos y almorzaban bajo la sombra de unas palmeras, las mismas que plantó Eddie Fowlie para cobijar al personaje de Peter O' Toole en la película.

Los más veteranos recuerdan, también, cómo la construcción frenó su actividad aquella primavera de 1962 porque muchos albañiles fueron contratados para levantar toda una ciudad oriental en el lecho de una rambla. Así lo recuerda Paco Muñoz, que posa orgulloso ante la Aqaba que su padre Gabriel Muñoz ayudó a construir. Este taxista almeriense se encargaba personalmente de pagar a los peones que levantaron las mezquitas, arcos y muros que luego salían en pantalla apenas unos minutos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios