Cultura

Unos libros de muerte

  • El Gaviero Ediciones, de Ana Santos Payán y Pedro J. Miguel, cuenta con la gran colección Cartoné que aglutina ya varias obras cuyo contenido literario o poético se centra en el tema de la muerte

El Gaviero Ediciones, es una editorial afincada en Almería, que dirige Ana Santos y Pedro J. Miguel que tiene una colección denominada Cartoné que reúne una serie de libros de relatos y novela corta que poco a poco se ha ido especializando en un solo tema: la muerte.

La colección se inauguró con una joya literaria de Pedro Casariego Córdoba, el último texto que escribió antes de dejarnos. Qué más da, es el monólogo de un inquietante personaje que se encuentra tumbado junto al cadáver de una mujer. La intensidad de la soledad y del dolor no se apaga, incluso cuando todo da igual.

La segunda entrega de la colección, Tus Muertos, de Juan Pardo Vidal, es un catálogo de diferentes formas de morir cargado de humor, lirismo y sátira corrosiva. A través de nuestros muertos, Juan Pardo Vidal realiza una radiografía de nuestros vivos.

Muertos S.A., del profesor y crítico Luis García Jambrina, propone un recorrido fantasmal por esos muertos que no acaban de irse. Y de forma muy original indaga en las verdaderas muertes de famosos como Lázaro de Tormes, Cervantes o Unamuno.

Un niño que recibe de su madre postales desde Nueva York, cuando ésta hace tiempo que falleció en un accidente de tráfico. Un amante de las antigüedades que se comunica mediante un antiguo cáliz de cristal romano con un senador envuelto en una conjura para acabar con Calígula. Un conferenciante sobre literatura a quien muestran un Toledo subterráneo donde vivieron escondidos algunos de los moriscos expulsados por Felipe III en 1609, entre ellos el verdadero autor del Quijote.

Luis García Jambrina ofrece en Muertos S.A. un conjunto de nueve originales y novedosos relatos donde los muertos son parte protagonista de la acción como cualquier otro personaje, y donde destaca, independientemente del momento histórico en el que la acción de cada relato se desarrolle, la estupenda labor de documentación e investigación que demuestra en sus líneas.

El cuarto número de la colección Muertes de andar por casa, de Fernando Sánchez Calvo se caracteriza, entre otras cosas, por la importancia del aspecto lúdico y experimental en la narrativa, que recuerda a los juegos de Perec, príncipe de los oulipotienses. Sus muertos son muertos en vida.

Ana Gorría señala con respecto a la obra de Sánchez Calvo que "con un negrísimo sentido del humor, el autor parte de la siguiente poética personal, explicitada en el capítulo de agradecimientos: el humor, la distancia, nuestras miserias y la gente a la que le gusta hablar son cuatro virtudes que me agradan y a partir de las cuales intento escribir".

"Dieciocho relatos en los que, tomando como motivo temático la muerte, el autor analiza diferentes situaciones como el suicidio, las relaciones entre pareja, la pérdida de nuestros seres queridos. En ocasiones, la escritura de Fernando Sánchez Calvo girando alrededor de lo improbable -pero verosímil- se acerca a modelos propios de la escritura del absurdo", explica Gorría.

Por último Peligro de vida, de Francisco Martínez Morán, es una colección de relatos que hablan de la condición humana. Víctimas y verdugos se dan cita en estos textos para descubrirnos la violencia, el dolor y la tristeza. Literatura sin concesiones.

El diseño de todos estos libros imita aquellos viejos volúmenes de cuadernos en cartoné que usaban para su siniestra contabilidad los funcionarios de la morgue. Todos ellos están ilustrados y numerados, constituyendo verdaderas piezas de disfrute para los lectores del más acá y del más allá. Sin duda, una colección de libros de muerte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios