Cultura

‘La del manojo de rosas’, amor y risas en una nueva matinal con zarzuela

  • Teatro Lírico Andaluz vuelve a llenar el Auditorio Municipal Maestro Padilla

Teatro Lírico Andaluz durante la puesta en escena de ‘La del manojo de rosas’. Teatro Lírico Andaluz durante la puesta en escena de ‘La del manojo de rosas’.

Teatro Lírico Andaluz durante la puesta en escena de ‘La del manojo de rosas’.

Madrid. Años treinta. Ascensión, una chica guapa, joven y salerosa, regenta una floristería. Frente a ésta se encuentra un taller mecánico donde trabaja Joaquín, un apuesto muchacho que, aun gozando de buena posición social y económica, se hace pasar por mecánico con el fin de conquistar a Ascensión, y así no herirla, ya que ésta, aunque antaño gozó de una clase social muy alta, ahora la vida ha dado un giro y pertenece a una humilde familia.

Este es el punto de partida de La del Manojo de rosas, la zarzuela que estuvo a punto de colgar el cartel de ‘entradas agotadas’ en el Auditorio Municipal Maestro Padilla, en una nueva cita con la #CulturaSegura puesta en marcha por el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería.

Fue llevada a escena por el Teatro Lírico Andaluz, que es la primera compañía lírica profesional de Andalucía que trabaja en la región, en toda España y también con experiencia internacional en Alemania, Roma, Lituania y Dubai. El éxito obtenido ha significado repetir por sistema, puesto que más de seiscientas producciones avalan su trabajo.

Con estos mimbres, no es lógico que las risas y el bello canto hayan sido una constante durante toda la matinal de domingo. El enredo estuvo servido cuando apareció Ricardo, un joven galán al que la vida le sonríe, y se presenta como otro candidato a conseguir el corazón de la joven protagonista. Tanto el padre de ella, don Daniel, como su elevada posición social son favorables en la lucha por el amor de Ascensión. Aunque la chica se inclina a favor de Joaquín por ser de su misma clase social, un día descubre el engaño de éste, momento en el que ella renuncia a él al sentirse dolida.

La suerte da un giro que hace cambiar la posición social de los personajes, y por tanto las decisiones que éstos han de tomar. Entre la floristería y el taller se encuentra un bar del barrio donde todos los personajes más pintorescos aparecen por ahí, como es el caso de Espasa, un señor que trata de evitar toda palabra castiza o vulgar y sustituirla por tecnicismos, lo que ha provocado la risa al espectador continuamente.

Un sainete divertido, con personajes que hacen gozar al espectador y que a su vez encierra una finalidad didáctica: elegir con el corazón o la razón a la persona con la que compartirás todas las adversidades y alegrías de esta vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios