Cultura

Una muestra de Antonio de Diego lleva al visitante a dudar de lo real

  • 'Campos Paradójicos' se expone hasta el 6 de mayo en la sala MECA y permite a través de 26 obras realizadas en cuerda vislumbrar el terreno de la ambigüedad

Como si de un ilusionista se tratara, la exposición Campos Paradójicos del madrileño afincado en Alhama de Almería, Antonio de Diego Arias, permite al visitante plantearse dudas acerca de lo que realmente está viendo. "La realidad no te muestra todo lo que tienes delante, puede llegar a saturarte", explica.

De esta forma, a través de 26 obras en las que se juega con la tridimensionalidad con formas simples como espirales, cuerdas, rejas, y en la que el elemento conductor son las cuerdas, De Diego traslada al espectador a un juego de la ambigüedad "que te deja, al estar en su presencia, en una situación de no saber muy bien lo que sucede con él".

El objetivo es, a juicio del artista, "sublimar el objeto hasta el extremo de que parezca lo que no es". Un ejemplo lo encontramos en una conjunto de teclas de linotipia que aparentemente para el espectador parecen por su morfología y color, piezas de hierro oxidadas, pero que por el contrario están fabricadas con espuma envejecida.

El secreto de su obra reside en que "son técnicas inventadas por mí no sólo conceptuales si no también en lo concerniente a los materiales", señala Antonio de Diego.

La muestra, que acoge el centro artístico MECA, puede ser visitada hasta el próximo 6 de mayo en horario de 18 a 21 horas de lunes a jueves.

Durante la inauguración, que tuvo lugar el pasado 16 de abril, el artista mostró su lado más comunicador al conversar con los visitantes a la muestra sobre su temática. "No me importa hablar con los visitantes. Creo que es necesario para acercar mi obra", señala.

De hecho, sólo una pieza goza con el privilegio de ser tocada, por lo que la incertidumbre de ir más allá de la razón para conocer qué es lo que trata de mostrar el autor y si esa fachada es lo que realmente es se convierten en el eje pivotante sobre el que gira esta exposición.

Una temática con la que según afirma el artista "la gente se queda encantada" quién destaca además que en su excelso periplo artístico, en el que ha predominado principalmente la pintura como medio de expresión, "está muy presente siempre la idea del otro, de la comunación, de las presencias, de las ausencias, de las dificultades de relacionarnos".

Esta muestra ha supuesto para el autor casi tres años de trabajo desde que comenzara en junio de 2007 a plasmar "las ideas que me rondaban la cabeza tras clausurar mi ultima exposición con el fin de evocar elementos tridimensionales".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios