Cultura

27 mujeres condenadas a muerte tras la Guerra Civil

  • Eusebio Rodríguez Padilla presenta su libro con la vida de estas mujeres en el Colegio de Abogados

Eusebio Rodríguez Padilla con la obra que presenta hoy en Almería. Eusebio Rodríguez Padilla con la obra que presenta hoy en Almería.

Eusebio Rodríguez Padilla con la obra que presenta hoy en Almería. / diego Martínez

Eusebio Rodríguez Padilla presenta hoy a las 19:30 horas la obra Mujeres de Almería condenadas a muerte o reclusión perpetua tras la Guerra Civil, 1939-1945 en el Salón de Actos del Ilustre Colegio de Abogados de Almería. Le acompañarán en la mesa e intervendrán José Ramón Cantalejo Testa, abogado penalista; Juan Grima Cervantes, editor y Sofía Rodríguez López, Doctora en Historia Contemporánea, especialista en la posguerra y tema de la mujer.

Se trata de un libro interesante sobre el papel de la mujer durante la Guerra Civil en Almería, y cómo se ejerció la represión sobre las mismas al finalizar el conflicto armado. El libro pone nombre y apellidos a estas mujeres, y refleja sus padecimientos y sus circunstancias personales durante sus procesamientos y cautiverios. Una época de penas, maltratos y solidaridad, por las cárceles franquistas, cuando no el escarnio público o, aun peor, a veces el piquete de fusilamiento.

La obra forma parte de la colección Memoria Histórica de Andalucía de la Editorial Arráez, que dirige Juan Grima. Rodríguez Padilla explica que este libro ha sido seleccionado por el Ministerio de Cultura para su publicación.

"Es un trabajo duro ya que solo cuento penas. Lo que hicieron con algunas mujeres tras la Guerra fue criminal. A muchas se les procesa por el mero hecho de "ser la mujer de...". Es el caso de Juana Blanes Escamilla, panadera de Fiñana, pero era la mujer del alcalde Ángel Gutiérrez Funes, que sería un destacado socialista en el municipio. Le quitaron la panadería y cumplió condena en Málaga".

Otro de los casos más llamativos de este libro es Carmen Pérez Martínez 'Rabera' nacida en Macael, afiliada al Partido Comunista. "El caso de La Rabera es interesante. Estaba en Francia, regresa a España, y se mete en las Milicias. Es la única mujer que llega a ser sargento de Milicias. Quiso irse al frente o tenía claro que volvía a Francia. Luego fue detenida y condenada a muerte ya que defendió a la gente de Macael de derechas. Cómo sería esta mujer que cuando fallece llevaron su féretro tanto gentes del Partido Comunista como la gente de derechas", cuenta Rodríguez Padilla.

Encarnación Magaña Gómez fue la única mujer condenada y fusilada en Almería tras la Guerra Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios