Cultura

Juan Manuel Cidrón lanza su disco ‘Tras la lluvia’ que incluye un tema de una hora

  • El músico ha incluido en su nuevo trabajo el tema ‘Gnostic Laberyntus’ con un sonido ahora más contundente

Comentarios 0

Juan Manuel Cidrón vuelve a la actualidad musical al haber lanzado su nuevo disco que lleva por título Tras la lluvia, donde reúne el tema Gnostic Laberyntus, que interpretó en la Alcazaba en las Jornadas del Siglo de Oro en 2016 y en 2012 en la Casa Encendida de Madrid. “He unido esos dos conciertos en este trabajo que ahora lo ofrezco de una manera más contundente”.

El título hace referencia a que en los dos conciertos realizados en la Alcazaba y en Madrid en la Casa Encendida estuvo lloviendo durante toda la tarde y los conciertos estuvieron a punto de suspenderse. “El disco que saque en el año 2012 tenía otro sonido siendo el mismo tema al que se ofrece hoy en Tras la lluvia. He hecho una adaptación del tema para directo, con lo cual es un sonido m´ss contundente con arreglos diferentes”.

“Es un homenaje al misterio, a lo que no conocemos de nuestro universo interior y exterior y el vínculo que puede existir entre ellos”, explica Cidrón. “El concepto de este disco lo tenía en mente desde hace años, pero el desarrollo y su estructura me ha llevado varios años”, subraya. El sonido de la primera versión de 2012 a la actual varía mucho. Actualmente es uno de los temas que lleva en su gira el compositor Juan Manuel Cidrón.

El artista como persona inquieta y creadora ya está preparando sus siguientes trabajos discográficos para los próximos años. “En el año 2020 aparecerá un disco titulado Materiales para la construccboracion, centrado en la elaboración de elementos con madera donde me he centrado en las guitarras, otro tema se centra en las telas (textiles), otro en papel y me falta el tema sobre áridos. Esto saldrá el año que viene. Y preparo también un doble vinilo para el año 2022 centrado en el planeta, que ya tiene tres temas terminados de los cuatro que lo componen. Se titula SLG3. “ Es una visión de nuestro planeta desde otro mundo”, confiesa.

Cidrón tiene varios conciertos de cara al futuro, centrando parte de su vida en la música que le gusta hacer. “Este tipo de música se ha puesto muy de moda en Estados Unidos y en Europa y ahora hay más interés porque hay mucha más difusión. Yo si me moviera podría tocar una vez al mes en todo el mundo. Tengo contactos en medio mundo para hacer conciertos, pero no puedo”, confiesa Cidrón.

En mayo de 2020 hará una retrospectiva, con un concierto en el Teatro Cervantes donde ofrecerá temas de varias series de las que ha compuesto durante estos últimos años.

Han pasado ya algunos años desde que Cidrón hiciera su primera maqueta que fue en 1976. La primera grabación fue en 1978 y el primer concierto en solitario tuvo lugar en 1981.

“Desde niño me apasionaba esta música por los sonidos que emitía la radio de mi abuelo. Desde los 12 años estoy centrado en hacer esta música, aunque yo escuchaba mucho a Los Brincos, Fórmula V e incluso Karina. Luego con 10 años me pillé con Santana, Simon y Garfunkel y Led Zeppelin. A los 14 años me cautivó Emerson, Lake & Palmer y para mi son los mejores”.

Desde Almería, Cidrón es un talento veterano de la electrónica española desde los primeros ochenta. Su sonido se centra en los sintetizadores y los instrumentos analógicos, influenciado en sus primeros años por la Escuela de Berlín de los 70.

Ha publicado varios trabajos en todos los soportes (el primero en 1989) y ha grabado música para danza y teatro. Goza de auténtico culto entre los que le conocen. “Juan Manuel Cidrón ha sido siempre músico, siendo muy crío se enamoró de un aparato de radio que emitía señales lumínicas -la radio es su otra profesión, pero también cayó rendido ante la música radiada sus primeras adquisiciones musicales, en forma de discos o máquinas analógicas, llegaron con las pocas monedas que iba juntando en la infancia y la primera juventud. Para él la música lo es todo, y por ello cada composición suya se antoja como una fiesta de la vidadesde sus teclados electrónicos se ofrece una inmensidad que también es la inmensidad desértica, la nieve, el sol, el viento.

Discos como Tau o Sonido para acciones pertenecen al imaginario de la música electrónica española, también al imaginario de los amantes de la poesía sónica, música planeadora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios