Cultura

Un teatro lleno en una noche flamenca para crear afición

  • 'Joven Generación' brilla por la calidad de sus artistas y consolida a Almería como un referente en el flamenco

Una gran noche flamenca de esas que crean afición para los neófitos en la materia y dejan un poso de alegría y bienestar en los más entendidos una vez que se digiere el espectáculo. Estas son algunas de las sensaciones que experimentaron el viernes los asistentes a un Teatro Apolo a rebosar para asistir al espectáculo 'Una noche con arte' dentro del festival 'Joven Generación 09 Almería'.

La cantaora sevillana Alicia Gil fue la primera en romper el hielo y lo hizo por tonás con esa preciosa voz flamenca que le granjeó numerosos vítores. Con la guitarra de su fiel escudero, Lito Espinosa, y Enrique y 'El Pelón' marcando el compás, Alicia continuó por tangos y soleá para despedirse por bulerías. Una gran actuación de la artista del barrio sevillano de San Bernardo que dejó un gran sabor de boca entre el numeroso público del Apolo.

Desde otro barrio tan flamenco como el madrileño de Pan Bendito, llegó la propuesta de Universal Music Spain, el cantaor Enrique 'El Piculabe'. Seguiriyas, taranto y bulerías encandilaron al respetable almeriense. El madrileño, que estuvo acompañado por el guitarrista de El Alquián David Delgado 'El Niño de la Fragua', Antonio Torres 'Rilete' a la percusión y David 'El Foski' y Tito Spínola a las palmas, tiene una voz muy flamenca y una gran afinación con grandes influencias camaroneras.

Sin apenas descanso para asimilar el cante de 'El Piculabe', llegó la soleá de Manuel Fernández 'El Titi', al siete por medio y con un gran alarde de compás que refrendó en los tangos. "Ya llegan las rebajas del mes de enero, yo no me compro un traje, porque no tengo dinero". Letras propias llenas de arte y mucho ritmo que animaron y arrancaron los olés de la audiencia. El cantaor de Huércal de Almería completó su brillante actuación 'a capella' por fandangos.

Tras un pequeño receso en esta velada mágica, un piano, una guitarra un cajón y una tremenda voz se apoderaron del escenario del Apolo. Las notas del piano de María Toledo interpretaban un fandango muy personal que la joven cantaora moldeó con su voz, acompañada por Rilete y el guitarrista Manuel Soto 'Noly'. Siguió por toná y soleá haciendo gala de su flamencura y de su gran dominio musical, ya que se bastaba para acompañarse con su piano. "Guapa, tienes arte hasta para beber agua", le gritan desde el público al término de la soleá. María sabe estar en el escenario, se crece ahí arriba como los grandes artistas y continuçp con los tangos 'Bromeo' que ha registrado en su último disco. Bulerías, con el acompañamiento del 'Niño de la Fragua' , para sellar una magnífica actuación que hizo vibrar al Teatro Apolo.

Después de los cuatro grandes cantaores que habían triunfado, todavía quedaba el baile por alegrías de la almeriense Ana Alonso. No defraudó la de Pescadería que se confirma como una bailaora que apunta a ser un referente en baile de la provincia de Almería. Elegancia en los marcajes y fuerza en el taconeo, a veces baila como las viejas y otras aporta esa frescura propia de su juventud. Muy buena armonía entre su grupo compuesto por Antonio Luis López, a la guitarra, Borja Sáez, violín, 'Rilete' a la percusión y los cantaores Cristo Heredia y Toñi Fernández. Público en pie para despedir a Ana Alonso.

Todavía quedaba el regalo final, una explosión de arte con todos los artistas en el escenario en un fin de fiesta por bulerías. Apoteósica despedida de un festival que ha situado a Almería en la cima del flamenco joven y repleto de calidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios