Juan echanove. actor

"Para mí el teatro es el oxígeno que respiro. Sin teatro me moriría"

  • El intérprete protagoniza mañana con María Galiana la obra 'Conversaciones con mamá' La representación será en el Auditorio Maestro Padilla a las 21:30 horas

Ha interpretado a García Lorca y a Franco. Ahora hace de hijo de María Galiana en Conversaciones con mamá que llega mañana viernes al Auditorio Maestro Padilla. Es uno de los grandes actores que tiene este país. Tiene grandes recuerdos de Almería ya que en 1983 fue uno de los protagonistas de la película El caso Almería de Pedro Costa. Ahora es la primera vez que viene a la ciudad para representar una obra de teatro.

- ¿Cómo está siendo la experiencia con esta obra teatral que además de hacer un papel protagonista también dirige?

- Está siendo una experiencia intensa y maravillosa. Para mi es un placer lo mire por donde lo mire. Disfruto muchísimo haciéndola.

- El argumento de la obra es muy actual, ya que la crisis está muy presente.

- La obra se inscribe dentro de un entorno de crisis y de destrucción económica y pérdida de empleo del personaje que yo interpreto, que va a casa de su madre a intentar convencerla para que venda la casa donde vive para salir del hoyo. Cuando llegó a mis manos esta adaptación de Jordi Galcerán tuve muy claro que esa función había que hacerla. No es una función que habla en sí de los efectos de la crisis, habla de las emociones que sufre una madre y un hijo en un entorno de crisis, habla de humanidad y habla sobre todo de la prioridad de los valores y lo hace con un enorme sentido del humor.

- ¿Le ha resultado complicado interpretar el papel de Jaime en esta obra?

- Un amigo decía que esto de interpretar o es muy fácil o imposible y tenía toda la razón. Lo que es difícil con cualquier personaje tanto en el cine como en televisión y en el teatro es transmitir una verdad, hacer creíble lo que estás haciendo. No me siento muy capaz de hablar de las cosas que hago, pero siendo sincero, es un honor subirme todas las noches al escenario y levantar el telón.

- ¿Trabajar con María Galiana debe ser una experiencia única?

- María es una mujer excelente, muy culta, muy moderna y actual y a la vez es humilde y muy trabajadora. Todo eso aparte de la gran actriz que tiene dentro. Trabajar con ella para mi es un enorme regalo, además, un regalo que buscamos los dos, porque en el fondo no hemos trabajado mucho antes juntos. Siempre habíamos tenido ganas de que se produjera ese momento de trabajar juntos. Cuando llegó esta función a mis manos quise dirigirla y afortunadamente está saliendo todo muy bien.

- ¿Prefiere interpretar o dirigir?

- No me quiero quitar de nada. Nunca he dirigido por encargo, dirijo cuando hay una historia detrás que quiero contar. A mi me gusta mucho interpretar y afortunadamente tengo la suerte de poder seguir interpretando y ser dirigido por directores que me fascinan y de los que aprendo todo lo que sé. Pero no descarto volver a dirigir después de esta obra.

- ¿Qué sensaciones tiene el público cuando ve Conversaciones con mamá?

- Se lo pasan de maravilla y se conmueven muchísimo. La función te lleva a lo más alto de la risa y a lo más profundo de las lágrimas. Tiene de todo, y en todas las relaciones entre madre e hijo hay un universo a contar. Después de la función el espectador tiene una gran necesidad de llamar por teléfono a su madre. Habla también la función de los afectos y a veces vivimos agobiados por lo problemas y por la economía y nos olvidamos de algo tan importante para vivir como es el afecto.

- ¿Qué le proporciona el teatro que no le da el cine y la televisión?

- Para mi el teatro es el oxigeno que respiro. Sin teatro me moriría como una planta que no puede respirar. Tu no le puedes pedir al teatro que te dé nada y sin embargo, tu tienes que darlo todo. Lo maravilloso del teatro es que eres dueño de tu presencia en el escenario, es irrepetible y estás ahí porque quieres. A mi el teatro me da la posibilidad de conmover al espectador, eso realmente es un regalo de la naturaleza.

- La situación en las artes es complicada, ya que hay una gran caída de los conciertos de música, el cine ya se sabe como va. ¿Hacia donde vamos?

- Creo que en breve con motivo de una convocatoria electoral seguramente bajara el IVA, pero esto es una cosa que no es un capricho, hay que mirar en el entorno donde vivimos, si somos europeos somos europeos para todo. ¿Por qué en otros países protegen la cultura y nosotros no?. No ha habido ningún gobierno que se haya planteado la cultura como una revolución a emprender. Eso no se ha hecho.

- Su primera película precisamente la rodó en Almería. ¿Qué recuerdos guarda?

- La recuerdo con cariño, porque era mi primera película y sobre todo porque pude trabajar con Agustín González y Fernando Guillén. Además era la primera vez que subía en avión cuando tuve que ir a Almería y luego trabajé junto a Antonio Banderas e Iñaki Miramón, dos actores entonces jóvenes. Hace poco volví a ver esa película y me trajo muchos recuerdos. Ahora es la primera vez que voy a hacer teatro a Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios