Morata

No es cadena perpetua, pero solo quedará libre para la afición a fuerza de goles y carácter.

Vértigo

Segunda se eterniza y lo malo es vivir en tierra de nadie porque uno acaba por aburrirse.