Para los que dudaban del rendimiento de la Roja en la Eurocopa el pase de España a semifinales ya es más de lo que se hubiesen pensado. Si, ya sé, se empató en tres de los cinco partidos disputados y se ganaron dos. Los rivales en teoría son de discreto nivel; Suecia, Polonia, Eslovaquia, Croacia y Suiza, pero lo cierto es que el equipo de Luis Enrique ya está en semifinales, mientras poderosas selecciones como Alemania, Francia o Países Bajos están en casa viéndolo por la tele. Traducido, se ha empatado y ganado a quien ha tocado, y ahora Italia espera en el mítico estadio de Wembley este martes para jugar luego la final del que resulte del Inglaterra-Dinamarca. De estos cuatro conjuntos tres proponen jugar al fútbol, mientras los ingleses hacen de la practicidad su caballo de batalla (aún no han encajado gol en el campeonato). Tampoco nadie pensaba que Dinamarca iba a estar entre los mejores equipos de Europa y ahí están, sin Erikssen. Ya sabemos que el fútbol es fútbol y los partidos hay que jugarlos, pero a priori Italia e Inglaterra parecen equipos más armados, con mayor solidez defensiva, velocidad en la circulación del balón y efectividad en la parte de arriba. Italia-España se ha convertido en un clásico de los últimos años y los de Mancini juegan bien y saben lo que quieren. De muestra un botón, a Bélgica le hicieron dos goles y les bajaron la persiana. En el segundo tiempo no se jugó. Los italianos aplicaron el catenaccio y el encuentro murió dónde y cómo ellos quisieron, algo de lo que me imagino el entrenador español ha tomado debida nota. España debe corregir atrás, sobre todo porque los rivales con poco nos hacen daño. Arriba el problema no era Morata, ya que Gerard Moreno parece que juega con las botas cambiadas. Todavía no sabemos para qué ha llevado a Adama Traoré, que le puede dar otra dinámica a los partidos, pero insisto, cualquier cosa puede pasar y quien te dice que no sea la noche soñada. A España la cosa se le ha puesto bien, Italia mediante. Ojalá España gane el campeonato y tengamos que colgar una bandera que diga "perdón, Luis Enrique".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios