Análisis

césar vargas

Anhelo de derbis

Tiempos pasados siempre fueron mejores, dicta el famoso refrán. Para el seguidor de la UD Almería, desde luego, se cumple a rajatabla. Retroceder en el tiempo hace que al hincha rojiblanco se le venga a la mente la figura de Paco Flores, el nervio de Unai Emery, la devoción por Francisco, Soriano o José Ortiz y las alegrías que brindaron primero Negredo, Felipe Melo, Bruno Saltor, Crusat y compañía o, ya más adelante, Charles o Aleix Vidal. Y mirar al pasado, en el caso del aficionado almeriense, es evocar los derbis. Con el ascenso a Segunda en la 2001/02, la joven UD Almería hacía frente a una categoría totalmente profesionalizada en la que le esperaba un poderoso Poli Ejido. Fue el inicio de cinco temporadas de históricos duelos almerienses. Encuentros, aquellos, marcados en el calendario por cualquier aficionado celeste y rojiblanco. Una bonita rivalidad, que sobrepasó los límites en alguna ocasión, y que enriquecía a Almería y su fútbol, poniendo en el mapa nacional a la provincia gracias a que Canal Plus o Canal Sur solían televisarlo. Pero llegaron el ascenso del Almería y los problemas del Poli Ejido, y los derbis desaparecieron. Ahora, el aficionado rojiblanco anhela encontrar algún partido de estas características que llevarse a la boca. Con Sevilla siempre hubo rivalidad, pero más por nuestra parte que por la suya, quizás. Con Murcia el pique existe, aunque ni siquiera pertenecemos a la misma comunidad. Con Málaga y Córdoba la cosa está creciendo en los últimos años pero, sin duda, es Granada quien más cerca está de llenar ese vacío. Nuestro equipo y el suyo son de similar nivel. Nuestras ciudades quedan separadas por apenas una hora y media y, para colmo, nuestros clubes, últimamente, comparten categoría, con partidos para el recuerdo entre ambos. Alrededor de un millar de almerienses estaremos hoy en Los Cármenes. Esperamos una cifra similar de granadinos en Almería en la segunda vuelta. Es lo más parecido a un derbi que podemos tener hoy en día. Y no está nada mal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios