DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Que Turki Al-Sheikh ha revolucionado Almería es una obviedad. Si nada más llegar regaló un festival a la ciudadanía e impulsó la Fundación UDA, la generosa donación realizada con motivo de la crisis del COVID-19 terminó de meterle a la gente en el bolsillo. La UD Almería está cada vez más implicada en la sociedad, y solo alguna tienda oficial por el centro de la ciudad o la ciudad deportiva fortalecerían más este férreo vínculo. Además, ha aumentado el merchandising del club. Eso, sumado a la clara mejora de la plantilla, hace que se pueda afirmar que Turki Al-Sheikh ha elevado a la entidad en todos los niveles.

Dicho esto, y aunque cada uno puede hacer lo que le plazca con su empresa, un club de fútbol no es una propiedad al uso. La afición lo siente suyo, y tiene detrás a la prensa, las instituciones y la sociedad. Por eso, las maniobras que Turki lleva a cabo desde las redes sociales del club son desconcertantes y, a veces, abusivas.

Jugar un partido benéfico a la Play y hacer que todo el planeta fútbol le envíe felicitaciones está bien para su ego, pero no es normal saturar los canales oficiales de un club con ello. Fabricar pancartas con su rostro para llenar con ellas el estadio tampoco entra dentro de la lógica. Pero casi más turbio es leer los continuos mensajes de alabanza que el Almería le lanza en redes en una extraña tercera persona, como si fuese un ente independiente y ajeno a todo, llegando a colocar estos días, incluso, en el exterior del estadio, una pancarta en la que se agradecía al ministro saudí su donación a la ciudad. Turki deseando suerte a Turki. Turki fabricando caras de Turki. Turki dando las gracias a Turki.

Desconozco cuál será la opinión de los profesionales de comunicación del club con respecto a este uso personal e interesado que el presidente hace del Almería, pero emplear tu equipo de fútbol para autopiropearte día tras día es esperpéntico. Todos valoramos a Turki, pero no necesitamos que la UDA y él nos lo recuerden continuamente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios