Análisis

Francisco bautista toledo

Aventuras, y desventuras, de corto maltés

Corto Maltés surca los mares abandonado al capricho de la ruta azarosa, en su búsqueda sin fin.

Hugo Pratt (Italia, 1927-1995) creó este personaje en 1967, transformando la historieta gráfica en ilustración artística, basada en relatos rocambolescos, tras los cuales existe una búsqueda metafísica de los misterios que esconde la realidad aparente.

Corto Maltés es un personaje enigmático, de origen gitano y británico, criado en Córdoba, donde aprendió artes mágicas, y educado en la cultura anglosajona. En sus aventuras recorre todos los mares del mundo. Corto posee una mentalidad libre, cosmopolita, siempre en movimiento, es un buen compañero y audaz en la acción.

Hugo Pratt elaboró las hazañas de este héroe, más bien antihérore, sobre un dibujo preciso, casi esquemático, soporte de un texto breve y conciso. Lo cual no impide historias de gran profundidad narrativa, pues logra, con un trazo de elementos mínimos, que la imaginación complete y enriquezca la escena.

El colorido utilizado es ligero y claro, jugando con las sombras, concentrándose los azulados, y tonos intensos, en el personaje, lo cual le dota de peso, gravedad, misterio, melancolía que se esconde en la dureza de un cromatismo frío.

Corto Maltés posee un porte elegante, siempre desvaído, con su eterno pitillo en la boca, es distante pero atento, enfrascado en su mundo interior.

Esta obra de H. Pratt posee un ágil dinamismo en su expresión, donde en la conjunción de esquemas y textos introduce una combinación exacta de colores, centrada su densidad en el personaje, logrando definir su carácter, consiguiendo que sea el centro efectivo de los acontecimientos. Su última aventura apareció publicada en 1988.

Pero Corto Maltés no ha muerto, pues Juan Díaz Canales, como guionista, y el dibujante Rubén Pellejero, han retomado las aventuras de este singular marino. Ambos dotan de actualidad al protagonista, manteniendo la estética inicial.

Quizá el halo místico de la conciencia de Corto no es tan patente, el rostro se esconde más, perdiendo cadencia su impronta, se perfila más el dibujo, pero mantienen la esencia de su figura, colorido y líneas. Logran elaborar un trabajo plástico de gran fuerza visual, soltura e interés en la trama que sostiene las historias. Ambos autores son dos artistas consagrados de la ilustración, mostrando una gran habilidad narrativa. Convierten su representación en arte.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios