La frase la pronunció Gerard Piqué, luego del encuentro que el Barcelona perdió contra el Bayern de Munich la pasada semana por Champios League. "Es lo que hay", es una frase que dice todo, que refleja una situación de impotencia, casi de resignación ante una realidad manifiesta. En el Barça hay jugadores lesionados, hay jugadores de menor calidad y hay un puñado de jóvenes voluntariosos a los que les falta un punto de cocción; es lo que hay. Pero si es lo que hay, a lo mejor el planteamiento no debería ser el mismo de años atrás cuando se vivía cómodamente bajo la sombra de Messi. Pelota al piso, tratando de salir de atrás tocando ante un rival hecho, superior en lo futbolístico y en lo físico, no parece ser una buena idea. El Barcelona arrastra su cuerpo obeso sobre el campo de juego como un boxeador veterano al que el ocaso le llegó antes que el retiro. Después de tanta gloria da algo de cosita ver a un equipo incapaz de competir ante el mismo rival que en los últimos dos enfrentamientos le ha endosado once goles. Los jóvenes son el futuro, pero no el presente inmediato y la maduración vendrá con las temporadas. Una incógnita es lo que sucederá cuando Ansu Fati, Dembelé o el Kun Agüero estén a disposición del técnico Ronald Koeman (si sobrevive), aunque se espera que den soluciones a una delantera famélica que obliga que juegue de titular un descarte del Sevilla y la parroquia blaugrana, lamente la lesión de Martin Brathwaite. Es lo que hay. Esta miseria futbolística es el resultado de una gestión ruinosa que dejó al club en quiebra técnica. Es una de las razones por las que seguramente se fue Messi después de tener cerrado un acuerdo. No hay equipo, o al menos uno que se pueda plantear cosas importantes ante los poderosos europeos. Y Messi no tenía tiempo ni ganas de esperar. No era solo la economía, sino la falta de un proyecto que no te someta a la dolorosa situación de ser un juguete en manos del adversario. Después de muchos años de gloria, explotó la burbuja en el Barça y ahora toca sufrir las consecuencias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios