Ni antes del triunfo de la selección española contra Eslovaquia, el equipo era un desastre, ni después del 5 a 0 son los Rolling Stones. No es así, aunque los aficionados y cierta prensa cortoplacista quieran tener todo definido ya, al comienzo de una transición que necesita su tiempo. La Roja ganó, es cierto, pero también es cierto que Morata volvió a fallar, que los últimos cinco penaltis ejecutados no se transformaron en gol y que de no ser por el portero Dubravka, abrir la lata hubiera resultado algo más complicado. Después de detener el penalti en el minuto 18 y postular para héroe de la jornada, el 1 eslovaco a la media hora de juego decidió meter la pelota dentro de la portería, tal vez temiendo que se vaya fuera un tiro de Sarabia que previamente se había estrellado en el travesaño. Un bloopers, una cantada de esas que son carne de meme e inmediatamente dan la vuelta al planeta. Un regalito para tranquilizar a la escuadra dirigida por Luis Enrique que encontró en el arquero contrario, la solución a su falta de gol. Ese accidente, el "fue sin querer queriendo" que diría el Chavo, resolvió un encuentro donde España se jugaba el todo por el todo. El técnico asturiano lo festejó como si se tratara de una final y de una obra de arte, reflejo de lo que se está viviendo dentro de la selección. Esperemos que los cinco goles sean un empujón y no una indigestión pos partido y llegados a este punto, subrayar la buena actuación de Sergio Busquets, el mejor del encuentro, por si en otra oportunidad se pide su cabeza argumentando su veteranía y falta de ritmo. Por ahora el combinado nacional ha cosechado dos empates y una victoria contra selecciones no favoritas. Las sensaciones son las que son y no invitan a pensar que ahora puede ser el momento de repetir reinado europeo. Por eso tal vez lo más sensato sea ser prudente y no pasar de la frustración a la euforia en una pelota, en una jugada aislada, en un gol en propia puerta inexplicable y ridículo. Combatir la ciclotimia, es una de las tareas en este primer cuarto de siglo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios