Análisis

Baltasar gonzález PASCUAL

Gloria de domingo

La procesión del Resucitado, por el paseo, en 1985. La procesión del Resucitado, por el paseo, en 1985.

La procesión del Resucitado, por el paseo, en 1985.

En la Semana Santa de 2020, si Dios quiere, Almería vivirá uno de las novedades más importantes de los últimos años: el estreno de la que será tercera talla de Jesucristo Resucitado en nuestra ciudad.

La procesión del Domingo de Resurrección, al igual que sucede en algunas otras capitales, está íntimamente ligada al devenir de la Agrupación de hermandades. De esta forma, cuando se funda en 1947 se toma su advocación como titular. Pasaron diez años hasta que el último día de la Semana Santa de 1957 se bendijo en la catedral antes la procesión la primera talla del Resucitado, junto a un ángel y un romano, todas de las manos del almeriense Robles Cabrera. Desde el primer momento estas imágenes no cuajaron. Al año siguiente no se organizó la procesión y al otro salió pero desde San Sebastián. Este primer Resucitado, conocido como Tarzán, se encuentra en Oria, el ángel en un pueblo granadino y el romano en la sede de la Agrupación.

Aprovechando que la hermandad del Silencio había encargado a Coullaut-Valera tres imágenes, la Agrupación hizo lo mismo con la talla del Resucitado, que costó 45000 pesetas. Se bendijo el 16 de abril de 1960 y al día siguiente salió en procesión desde Santiago a las 4 de la mañana. Un año después estaba anunciada a la misma hora, pero finalmente salió a mediodía.

Desde 1971 a 1979 no se realizó la procesión. Este último año se reorganiza la Agrupación y la Semana Santa siguiente ya vuelve a salir de Santiago con representaciones de cofradías. En 1986 estrenó el paso de alpaca plateada que conocemos, habiendo salido los años anteriores sobre los de otras hermandades, como el de la Oración del Silencio con los faroles de Estudiantes, por ejemplo. Recordamos que en 1997 el Cautivo se bendijo en la plaza de la Catedral sobre este paso. Las hermandades se turnaban para organizar esta procesión.

La imagen del Resucitado ha sufrido dos restauraciones. Una en 1996 en la mano derecha y con la colocación de potencias, en la que se aplicó una policromía que no gustó. Y otra en 2008 en la que se le aplicó la policromía que hoy conocemos. Con motivo del L aniversario de la Agrupación, se le construyó un retablo para la capilla que ocupa en Santiago.

Toda esta historia, que es importante conocer, no puede dejar de lado la magnífica labor que desde 2005 viene realizando un grupo de hermanos, todos con Juan Diego Linares al frente. Tras un período de colaboración y formación, el Domingo de Resurrección de 2007 fue el primero en el que procesionaron nazarenos propios, con túnicas prestadas por la Borriquita, Prendimiento y Santa Cena, aunque todavía acompañados de representaciones. Unos meses más tarde recibieron el título de prehermandad. Al año siguiente ya salió con una cuadrilla propia y acompañado por primera vez por la Agrupación Nuestra Señora del Mar.

Desde 2010 se incrementa la colaboración con la parroquia de Monserrat, aunque el acogimiento oficial no llegará hasta 2015, con la erección como hermandad con sede en dicho templo. Un año antes la Agrupación había modificado sus estatutos para no tener que organizar la procesión del Resucitado. El Domingo de Resurrección de 2013 fue el primero en el que se sale y se encierra en la catedral y también en el que los cirios se sustituyeron por cruces de madera. En 2016 se estrena la cruz de guía y el año pasado la bacalá.

Y como esto solo acaba de comenzar, el 28 de octubre del pasado año se presentó la maqueta del misterio que en próximos años podremos ver por las calles de Almería, obra de José María Leal, para el que se obtuvo el permiso del obispado unos meses antes. Deseando estamos de ver al Señor de la Vida y a María Santísima del Triunfo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios