Análisis

Juan Aguilera

Domingo de Resurrección

Añoranza en este domingo de resurrección, en el que el triunfo a la vida lo encontramos en el colofón de Jesús Resucitado, Señor de la vida en un domingo esplendoroso, que sirve para un ahí quedo a primeras horas de la tarde, cuando se encierre el último desfile procesional.

Ayer jornada de desmontaje de pasos y traslado de las parihuelas a sus casas de hermandad, jornada marcada con el traslado de las imágenes de la hermandad del Rosario y de las Angustias a su sede en la iglesia Mezquita de San Juan, mañana lunes lo hará la hermandad del Prendimiento desde su capilla a la Catedral.

Una semana santa marcada por el tiempo, deslucido, lluvioso e intempestivo durante varias jornadas en las que a pesar de estas contingencias, hemos de decir y significar el esfuerzo de cofrades en poner en escena de la mejor manera sus estaciones penitenciales.

En el aspecto floral hemos de decir que las manos primorosas de distintos floristas que con esmero exquisito han ido componiendo realizando las composiciones florales en función del paso al que tenían que realizar el exorno.

Avance en la calidad musical de las bandas de Música, Cornetas y tambores, Agrupaciones que se han preocupado de la calidad y de la propia uniformidad, con galas nuevas y numerosísimos componentes entre sus formaciones.

Preocupación y esmero por parte de los diputados mayores y de tramo en la formación de los cortejos, se nota preocupación y trabajo, aumento la nomina de nazarenos o penitentes en casi todas las Cofradías, así como el número de mujeres ataviadas con la mantilla española.

En cuanto al tema de los costaleros hemos de decir que estamos a límite, es necesario mayor implicación y preocupación durante todo el año de las cuadrillas de cada paso, no se puede esperar hasta última hora a ver lo que sucede, los equipos tienen que ver con antelación el cuadrante de los costaleros que se implicaran en cada paso.

Agradecimiento al esfuerzo de los fotógrafos, FOCOAL es y debe el nexo de unión con las hermandades ante un trabajo importantísimo.

Y no quiero dejar de mencionar el esfuerzo de saeteros encuadrados en la Peña el Morato, que con sus voces han hecho de las noches procesionales una liturgia en sus oraciones y plegaria.

Hoy ya para muchos su pensamiento nos acerca a ir rebajando días del calendario, ante el próximo domingo de ramos allá por el mes de abril de 2019, con estos sentimientos cofrades irán poco a poco trabajando en cada una de sus hermandades para esa nueva semana santa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios