Hace ya cuatro años me dijeron que iba a venir una nueva jugadora a entrenar al equipo alevín del Poli Almería, que por aquel entonces entrenaba. Era la hija de un socio gestor, Fernando. Lo conocía de vista y de un par de conversaciones. Fernando echaba una mano en el equipo prebenjamín, donde militaba su vástago. En algún partido del conjunto sénior había hablado con él y con su pequeño. Mi relación se limitaba sólo a eso. Al incorporarse su niña a los entrenamientos, guardé su contacto como 'Fernando padre Valen', lo cual aún guardo a pesar de no tener a ningún 'Fernando' a secas y de mi manía de ir modificando los contactos según la confianza que vaya adquiriendo con esa persona. Como ocurre en otros muchos casos, al protagonista de este artículo le fue picando el gusanillo de los banquillos y se sacó el título UEFA C, dirigiendo la siguiente temporada él mismo al alevín. Ahí comprobó en sus propias carnes que no se puede ser tan buena persona, aunque la nobleza hace que los buenos gestos se repitan una y otra vez, cumpliendo en muchas ocasiones lo de que 'de bueno es tonto'. Actualmente comparto cuerpo técnico con él, siendo un auténtico placer. En ese tiempo he descubierto a una de las mejores personas que se me han cruzado por el camino, no sólo en el ámbito deportivo, sino en mis 29 años de existencia. Fernando es un todoterreno. Lo mismo hace de taxista que dirige el entrenamiento. Lo mismo se recorre los 98 kilómetros que hay de Mojácar a Almería para entrenar a los porteros a pesar de que su hijo no pueda asistir al entrenamiento, que se deja un buen montante de dinero para que su empresa sea patrocinadora de la entidad o se pone de jugador si el número de efectivos es impar. Cumple a la perfección la definición de 'hombre de club' que tanto se está perdiendo. Y para mí es un honor ser su amigo. PD: Suegro y padre ideal, su mujer merece una escultura con su marido en los encuentros del alevín, del equipo de su hija, del sénior, veteranos, Hércules...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios