Análisis

Pablo Martínez -Salanova Peralta

Final four

El nuevo modelo de Supercopa quita valor a un título que ya no le importaba a nadie

Mientrasdesmontaba completamente abatido el árbol de Navidad, la inocencia de una niña me vino con la lógica aplastante de que si tanto me gustaban los adornos y demás, pues que los dejáramos todo el año. es más, que fuera Navidad los doce meses. Pero, claro, la pobre no entendía que si siempre fuera Navidad no nos gustaría tanto, porque no lo valoraríamos. No estaríamos deseando que llegara, porque ya no sería tan especial.

Es normal, siempre hay gente que apostará antes por la cantidad que por la calidad. Hace ya mucho tiempo que lo del partido del siglo, el clásico de la Liga de las Estrellas, perdió todo su sentido. En su momento eran citas muy especiales, porque no abundaban. Hoy estamos hartos de ver encuentros entre el Barcelona y el Madrid. Pero mientras haya demanda, habrá oferta Y más si el que oferta recibe la compensación de muchos, muchos ceros en la cuenta corriente.

Así, Rubiales se ha sacado de la manga una nueva Supercopa con un modelo Final Four. Dice que se conseguirá generar más interés ante esta competición. Tampoco es que lo haya pedido nadie, es más, que si la dejaran en un solo partido sería mejor para todos. Pero, claro, con esta idea, y más jugándose fuera de España, la caja que va a hacer es considerable. Más que nada porque al final, con los criterios para elegir a los participantes, nos vamos a inflar de ver al Barça y al Madrid cada verano enfrentándose.

Además, si ya abrimos el cupo a que puedan ganar el título los que han quedado segundos, pues ya no estamos poniendo en valor la competición, sino justamente lo contrario. Ya me indigné cuando la Champions se puso a tiro de los cuatro primeros clasificados. No como antaño, que solo el campeón podía disputarla, con lo que ganar la Copa de Europa era mucho más complicado, y, sobre todo, mucho más valioso. El sinsentido es que hoy puedes arrastrarte por tu Liga y acabar siendo campeón de Europa. Sí, me refiero al Madrid.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios