Fútbol olímpico

El fútbol no presenta sus mejores galas en los Juegos, como si fueran un torneo menor

Los Juegos Olímpicos de Tokio cumplen ya su primera semana de competición. El evento deportivo por excelencia ha llegado a su ecuador con las primeras medallas ya colgando en el cuello de sus poseedores. Unos Juegos Olímpicos que en la modalidad de fútbol acaban de concluir la fase de grupos, en la cual España ha conseguido el pase para cuartos. Una modalidad, eso sí, bastante deslucida con respecto al resto por enésima vez. Si en cualquier otra modalidad unos Juegos son lo máximo para cualquier deportista, en lo que se refiere al balompié no parece serlo, todo lo contrario. Un fútbol, solo en su versión masculina, en el que los equipos no presentan sus mejores galas, como si esto fuera una competición menor. Una modalidad en la que no se permite que acudan con sus combinados absolutos a diferencia de como ocurre en el resto de disciplinas y para más inri incluso en el fútbol femenino. Una evidente muestra de la nula importancia que el fútbol le da a todo unos Juegos Olímpicos, pudiendo considerarse incluso una falta de respeto. Una muestra también de que el fútbol parece vivir en un mundo aparte al de todo unos Juegos Olímpicos. El evento deportivo por excelencia en el que se reúnen los mejores deportistas del planeta, salvo en fútbol masculino donde las estrellas del balompié rara vez están. Un hecho que no muestra otra cosa sino el miedo por parte de los máximos regidores del balompié a que los Juegos Olímpicos, en lo que a fútbol se refiere, les ganen la partida a sus propias competiciones. Un reglamento que de cara a próximas ediciones debería cambiar por el bien del deporte, aunque parece arduo y complicado. Un balompié que debería darle más valor a los Juegos Olímpicos. Un fútbol que se muestra muy alejado de los valores del movimiento olímpico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios