Londres, 17 de octubre de 2019. Estimado Navarro, el filial sigue con su caída libre y esta semana se ha cobrado como víctima a su entrenador Esteban, que remató la faena de Fran Fernández subiendo al equipo a Segunda B con Sekou y Chema, pero que, desde entonces, no lo ha tenido fácil para trabajar. La temporada pasada, pese a que a Alfonso García se le llenaba la boca justificando el gasto del filial, la plantilla era corta y peor que en Tercera. Esta temporada la tónica ha seguido igual, con tan solo 18 jugadores en nómina, de los cuales dos son Aliyu y Appiah. Se puede discutir que Esteban haya estado más o menos acertado en algunas de sus decisiones, pero lo que no se puede discutir es que él no es el único responsable de la deriva del Almería B. Imagino que al nuevo cuerpo técnico le darán más jugadores y mejores condiciones. El filial es una pieza clave para la Academia Rozam, ya que es el eslabón necesario para que las bases suban escalafones. Hay que cuidarlo mejor. PD: ¡El primer equipo tiene que reaccionar ya!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios