Análisis

francisco andrés gallardo

Malaka

La principal objeción que se le puede hacer a Malaka no es por culpa de la serie, sino de la propia TVE, que inició este lunes el capítulo doble pasadas las 22.30, con ese Tvemos que es un desatino para la cadena pública, y terminar así el estreno pasada la una de la madrugada. No son horas, aunque el público, ansioso por ver cosas que le interesen en la cadena pública, se quedó viendo esta doble entrega. Los buenos índices de audiencia de Malaka hablan de cómo encajó en el público este arranque ante la débil confianza que tenían los directivos. No hubiera sido necesaria la doble entrega.

El inicio del thriller con Salva Reina (muy creíble al despegarse de los rasgos de comedia) y Maggie Civantos (brillante, en su línea) es áspero entre silencios, diálogos secos y un ambiente de intriga que siempre requiere de tiempo para entrar en él. El espectador de la tele en abierto ya está acostumbrado a otro ritmos y otro tipo de ficciones. Si es diferente el contexto y tiene calidad, como es el caso de esta serie de Globomedia, las series españolas son siempre bien recibidas.

Tiene que ir perfilándose con sucesivos capítulos, pero lo más valioso que tiene Malaka es su sinceridad, su naturalidad. Daniel Corpas, guionista del proyecto original, denota el conocimiento de su ciudad y su querencia (aunque no salgan los lugares más bonitos precisamente). Qué bien escuchar acentos rotundos y localismos que además reciben el regocijo en las redes, como lo de "merdellón" (la palabra se aposentó en Málaga, aunque en el castellano antiguo aludía a un sirviente guarro, por cierto). A fuerza de subrayar, eso sí, Malaka llega a rozar el exceso y se arriesga de cara a sus capítulos siguientes. Y el tercer vértice es Vicente Romero. Fue el gran nombre surgido de aquella Padre Coraje, la ventana por la que Benito Zambrano nos hizo asomar al submundo de la esquina de más allá de nuestra casa. Una Andalucía que también es real aunque sea de ficción. Y nuestros actores la convierten en creíble.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios