Ni Morata ni diez más pudieron con la selección de Polonia, que ordenada esperó su momento y casi que se conformó con el empate este sábado por la segunda fecha del Grupo E. Suecia y Polonia son dos equipos mediocres, en el buen sentido de la palabra, y España, esta España en transición, no es mucho más que eso. Por ello este segundo empate consecutivo en el máximo torneo europeo de selecciones no es una sorpresa. Se puede ganar o perder, y la diferencia está en el acierto de cara al gol. La culpa no es del césped, del virus o de la gente que no sabe alentar. La culpa es que no hay quien meta la pelota adentro de la portería. Después de las críticas recibidas por Álvaro Morata hubo como una campaña de apoyo al jugador que comenzó por Luis Enrique y continúo en los platós de televisión. Y el delantero de la Juventus marcó un gol, pero también falló algunos más. Cumplió pero no tengo claro que haya tapado muchas bocas. Antes de acabar el partido fue reemplazado y se escucharon pitos y aplausos. De inicio entró el máximo goleador español de la liga, Gerard Moreno, reclamado por una parte del periodismo especializado. Sin embargo el del Villareal no pudo transformar en gol el penalti pitado por el árbitro después de consultar el VAR, y las sensaciones volvieron a ser las de antes. Es probable que después de haber probado las mieles del éxito de generaciones recientes, el paladar del aficionado se haya vuelto más exigente, pero me temo que esto es lo que hay. Un conjunto rejuvenecido que tiene que empezar de cero. Un sistema de presión muy alto hasta que las piernas empiezan a flaquear y el bloque comienza a agrietarse. Falta de pólvora en los 10 jugadores de campo a excepción del portero y jugadores livianos incapaces de resolver mediante la imposición del músculo, que para eso lo habrán llevado a Traoré, pero no juega. Es la decisión de un técnico que apuesta fuerte a riesgo de sacrificar todo antes de dar el brazo a torcer. El equipo no toca mal, pero su fútbol es casi intrascendente. El miércoles, nueva oportunidad para reivindicarse ante Eslovaquia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios