Análisis

pantaleón mecías escámez

Nanni, lo que pudo ser y no fue

Si hay un jugador en la historia reciente del Almería al que se le puede tildar con el famoso what if de la retórica británica, ese es El Pistolero: Roberto Nanni. What if hace referencia a una expresión con la cual se suelen formular las premisas de la historia contrafáctica. Traducido al español, hablamos de algo así como: ¿qué habría pasado si…? Roberto Nanni es una de esas grandes incógnitas. Y es el protagonista de mi espacio en esta agradable tribuna. El Flaco (Azul, Buenos Aires, 1981) fue otra de las grandes apuestas de Alfonso García Gabarrón como máximo mandatario de la UD Almería. En el verano, o más bien otoño, de 2004, el murciano apostó por el ariete argentino. A pesar de que el propio jugador admitió que no era, a priori, un destino soñado para él (un Dinamo de Kiev de Liga de Campeones había pagado cinco millones de él), el idioma y la presencia del Toti Ríos en el plantel indálico hicieron que Nanni aceptara la propuesta del Almería. Su primer partido, en el Mediterráneo contra el Córdoba de los archiconocidos Mate Bilic y Esteban Vigo (sería destituido aquel día), fue una puesta en escena que aún muchos almeriensistas recuerdan con estupefacción. Unas condiciones físicas bárbaras y una agilidad y velocidad envidiable hacían de Roberto Nanni un delantero de otra categoría. Su forma de posicionarse, su intenso galope y su actividad sobre el tapete ya invitaban a pensar que lo de Nanni era otra cosa. Aquel 10 de octubre de 2004, El Flaco puso el 2-0 en el marcador, tras el 1-0 de Esteban, desatando la ilusión entre la marabunta rojiblanca. En una temporada que se antojaba (y fue) complicada, tener un seguro como Nanni daba una cierta tranquilidad. Bien es cierto que el ultradefensivo sistema de Castro Santos no favorecía especialmente a un jugador como él. Pero a nuestro protagonista, aun así, le dio para ofrecer exhibiciones como la del Heliodoro Rodríguez López o la del Mediterráneo contra el Eibar de Mendilibar. Cuatro goles (dos en cada choque) de una categoría altísima. Especial mención al último partido, donde anota dos goles de delantero total. Lamentablemente, una grave lesión de rodilla, cuya operación no salió como debía, puso punto final a la gran irrupción de Nanni en Europa, el delantero sensación de la provincia, despidiéndose para siempre de la zamarra rojiblanca y dejando un recuerdo imborrable en solo doce partidos (en los que anotó cinco goles). Es la historia de un jugador que, en un periplo casi efímero, se hizo querer como se hacían querer los grandes de esto. Casi de la misma forma como él nos sigue queriendo a nosotros. Siempre quedará la duda de si Nanni podría haber compartido podio con los grandes delanteros de la UDA. Potencialmente, nadie debería ponerlo en cuarentena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios