El debut de Rubi tuvo dos partes bien diferenciadas: un primer tiempo brillante en el que el 2-0 del marcador se quedó corto, y um segundo preocupante donde los almerienses dinamitaron su botín, cediendo un empate y despidiéndose de forma definitiva del ascenso directo. El técnico catalán se mostró sorprendido en rueda de prensa por la falta de punch y la fragilidad mental que el equipo exhibió, como en época de Gomes. Teniendo en cuenta que apenas llevaba 3 días en el cargo, no podemos ser injustos. Es cierto que por momentos solo sabíamos que había nuevo inquilino en el banquillo por la realización del encuentro, ya que fue un partido muy del Almería de Gomes de los últimos tiempos, pero la buena noticia es que Rubi parece haber detectado los defectos y cuenta con un mes y pico, una pretemporada a todos los efectos, para ponerlo a punto y competir en el play-off con ciertas garantías. Porque ese ha de ser el objetivo, aunque sin olvidarnos de cerrar la clasificación de forma matemática, ahora que la cosa se aprieta por detrás. Asegurar la clasificación, el tercer puesto y subir en play-off, por ese orden, es la hoja de ruta de aquí al final. Para ello es urgente recuperar anímicamente al equipo. Ahora mismo es un manojo de nervios y el sábado, pese a su primoroso primer tiempo, en cuanto encajó el primer gol, empezó a temer por el segundo, que acabó llegando. Una vez recuperado, es importante mejorar los conceptos defensivos porque últimamente no hay partido sin error grosero en defensa. Esos errores, en play-off, son fatales. Si para ganar tenemos que meter 3 goles o más, la llevamos clara. Y el otro aspecto que urge mejorar es el físico. Es increíble que el equipo de las rotaciones haya llegado así al tramo final. Esos 3 aspectos son clave y Rubi no tiene tiempo que perder. Hay margen para rectificar y volver a ver al Almería que tantas alegrías nos dio. Hay que confiar en el nuevo cuerpo técnico y dejarles trabajar, pero también en estos jugadores que nos han tenido en la parte altay que ya han demostrado que si quieren, pueden. No podemos bajar los brazos cuando el objetivo sigue siendo factible...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios