Análisis

jorge colipe

La Tregua de Navidad

El balón fue los días 24 y 25 de diciembre de 1914 un elemento al servicio de la paz

Seguramente la llamada Tregua de Navidad llevada a cabo los días 24 y 25 de diciembre de 1914, sea una de las efemérides donde una pelota de fútbol se transformó en protagonista de un hito histórico. El balón se convirtió entonces en un elemento al servicio de la paz, una especie de garante de un fair play bélico, entre sonidos de bombas y disparos de fúsil entre alemanes, ingleses y franceses. Desde hacía varios meses ambos bandos se mataban entre sí, y pie en tierra, en trincheras separadas por menos de cuarenta metros, los enemigos se disputaban la entrada a Bélgica y el camino a París. Hay distintas versiones de aquel extraordinario momento y todas coinciden en recordar como el 24 de diciembre, en vísperas de navidad, los soldados alemanes decoraban con lo que tenían a su alcance las fosas angostas y largas en las que se encontraban parapetados. Luego, según recogen las cartas de los soldados protagonistas a sus familiares, se oyeron cantar villancicos en alemán, que inmediatamente fueron replicados en inglés. En ese momento el mundo volvió a ser humano. Se acallaron el sonido de las balas, se prometieron mutuamente no dispararse, y en un instante comenzó a lo largo de gran parte del Frente Occidental una tregua no oficial que pasó a la historia como la Tregua de Navidad. Eran los comienzos de la I Guerra Mundial, cuando soldados franceses alemanes y británicos salieron de sus trincheras en Flandes para cruzar la línea enemiga e intercambiar saludos, prisioneros, cantar villancicos y disputar un partido de fútbol de carácter amistoso. Las familias hacían llegar al frente de batalla regalos a los soldados. Chocolates, bebidas y hasta un balón que durante el alto el fuego sirvió para disputar un encuentro en el que se impusieron los alemanes. Dos a uno, o tres a dos, depende las fuentes que se consulten, el resultado evidentemente pasó a ser lo de menos. Cuando rueda la pelota, se para el mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios