Análisis

jorge colipe

Un año en silencio

Un año y todavía no tenemos claro qué es lo que hay que hacer y qué no

Hace un año que los estadios de fútbol de primera división, no albergan espectadores. El último encuentro en el que los aficionados entraron a una cancha, desde que el fútbol es fútbol, fue un Betis-Real Madrid el 8 de marzo de 2020. La pandemia los ha silenciado y esos enormes gigantes de hormigón acostumbrados a miles de personas solo abren sus brazos a un par de cientos. Se juega sin público, a pesar de contar con amplitud para mantener distancias de seguridad, al aire libre y con sobrada experiencia en el control de acceso de los aficionados. Aun así la gente no puede asistir a un campo de fútbol, aunque si, incomprensiblemente, pueda ir a un mitin, al WiZink Center a disfrutar un concierto de Raphael e incluso a votar por más que le hayan diagnosticado como positivo en Covid-19. Un año y todavía no tenemos claro qué es lo que hay que hacer y qué es lo que no. Las competiciones menores pudieron volver a jugar y en general lo hacen con aforo limitado, pero de esa posibilidad no se goza en las ligas mayores, lo que afecta al espectáculo y los ingresos, a pesar de que a estas alturas estemos acostumbrados. En un partido de fútbol, la economía no solo es la de los clubes, la que se desprende de la venta de entradas o de la televisación de los encuentros. Los controladores, el personal de seguridad, la señora del carrito de hot dog, los bares, los puestos de gorros y banderas, el estacionamiento, todo es una cantidad de gente a la que se le ha prohibido trabajar, sin ningún tipo de compensación. Y no es que no se deba proteger la salud de la población, sino de saber porqué unas actividades si y otras no. Ir a votar a las elecciones catalanas es probable que sea más inseguro que ir a ver un partido a un Camp Nou con aforo limitado. Las manifestaciones en Madrid son seguramente potenciales focos de contagios descontrolados, con mayor peligro que en partido en el Metropolitano. Un año de silencio, que incluyen las respuestas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios