Análisis

cARMEN vidal

UGT Almería

La desgracia no viene sola

Parece que los Almerienses no podemos levantar cabeza en lo que respecta a temas de empleo. Por un lado nos toca que Andalucía se encuentre entre las comunidades en puestos más bajos respecto a la pensión media de jubilación en España (972,85 euros), somos referentes en la precariedad del empleo, economía sumergida y salarios por debajo del salario mínimo interprofesional. Esta semana además, sufrimos los datos de la EPA que se traducen en un aumento de la tasa de paro de un 13% en la provincia, pero a todo ello debemos sumarle la amenaza con que nos levantábamos días atrás, el cierre de la cementera de Gádor. Pues bien, ya estamos hartos, trabajamos moviendo cielo y tierra para que la amenaza no se materialice en ningún modo, estamos con el sentir de las más de trescientas familias que ven peligrar su futuro más inmediato, su forma de vida, su subsistencia y queremos que se busque una solución cuanto antes porque ya se están perdiendo puestos de trabajos indirectos, puestos de trabajo que significan familias que pasarán dificultades para seguir adelante, familias que están tristes y desesperadas.

De momento, parece que los trabajadores y trabajadoras están recibiendo el respaldo de las administraciones, así sucedió con la presidenta de la Junta Susana Díaz, quien se comprometió en la reunión que mantuvimos con ella a mediar para evitar el cierre. Del mismo modo ha sucedido hoy en la delegación con los Consejeros de Agricultura Rodrigo Sánchez, de Medio Ambiente José Fiscal y la viceconsejera de Empleo, Empresa y Comercio, Pilar Serrano, tal como nos han trasladado al comité de empresa de Cemex y a los representantes de los trabajadores presentes. Sin embargo, desde UGT Almería no podemos dejar de presionar hasta que se solucione la situación, por ello, hemos programado una concentración el día 27 a la que esperamos que se sumen el máximo de personas posibles para apoyar a estas personas que están pasando momentos de dificultad.

Confiamos en que Almería tiene que ser reconocida por sus virtudes y no sólo por la degeneración o la degradación del derecho a un trabajo digno.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios