El regreso de la Liga nos ha vuelto a recordar lo que es la Segunda División: una categoría repleta de equipos timoratos con jugadores más pendientes de arañar segundos al cronómetro que de buscar la portería rival, tendencia que se incrementará con el paso de las jornadas y la llegada de las urgencias. Por eso, en medio de esta telaraña cada vez más espesa y pegajosa, cobran más valor los equipos alegres comandados por entrenadores atrevidos. Rubi es uno de ellos.

Hemos caído en el error de creer que el fútbol divertido es aquel que tiene que ver con la posesión. No es cierto. Al menos, no del todo. Cada uno se lo pasa bien a su modo, pero casi todos coincidimos en que es más entretenido ver atacar a tu equipo que verlo defender. Y parece que esta filosofía la comparte Rubi. El técnico vio cómo los suyos se quedaban con un jugador menos en Lezama y ante el Málaga. Un palo que, lejos de desembocar en conformismo, apenas modificó sus planes de partido. Un centro del campo menos poblado y a seguir. Sin traumas. Sin rollos. Buscando la portería rival siempre que fuese posible. Y en ambos partidos funcionó. Contra el Amorebieta, los andaluces tuvieron varias clamorosas en las botas de Buñuel, Puigmal o Curro para hacer el 1-2 y solo un error individual en la última jugada les privó de puntuar. Frente al Málaga, esta filosofía sí sirvió para ganar.

Los hay que critican esto. Que lo ven una locura. ¿Cómo puedes, con un futbolista menos, hacer como si nada? Guarda el punto y ya está. Esto es Segunda y hay que ser práctico. Mejor un empate que una derrota. Asegura lo que tienes. Y es un argumento lícito, claro. Si Rubi hubiera optado, ante las expulsiones de Robertone y Martos, por reforzar el centro del campo y convertir a Sadiq en un islote, quizás habría empatado ante el Amorebieta, pero también contra el Málaga. El Almería habría logrado dos puntos de seis. En cambio, de esta forma, se perdió en Lezama y se ganó el duelo andaluz. ¿Es mejor o es peor? Las matemáticas son claras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios