Análisis

césar vargas

De milagro en milagro

éramos muchos los que mostrábamos nuestro escepticismo tras la llegada de Lucas Alcaraz, pero está obteniendo rendimiento de una de las plantillas más limitadas numérica y técnicamente que se recuerdan. Con un fútbol que aburre a las ovejas -tampoco es que el desarrollado por Ramis se caracterizara por su frenetismo-, el Almería va sacando sus partidos con un estilo muy definido, el de intentar anular todas las virtudes del rival para aprovechar las pocas ocasiones de gol que se generen. Difícil, esto último, teniendo en cuenta que Juan Muñoz, Hicham y Caballero tienen la misma facilidad para ver portería que un servidor para construir una nave espacial. Ninguna. Ese obstáculo también está siendo salvado por Alcaraz, que ha encontrado en la estrategia a su mejor aliado. Los cuatro últimos goles han llegado a balón parado. En total, cinco de los siete que se han materializado en la etapa del nuevo entrenador, tienen esta etiqueta. Es, sin duda, el mejor ejemplo de la mecanización impuesta por Lucas. Consciente de las enormes limitaciones de su plantilla, no deja nada a la improvisación. Sabe que, para obtener los puntos en estas condiciones, todo tiene que salir tal y como está previsto. Solo gracias a la imaginación de Pozo cuando agarra la pelota podemos ver algún detalle que se salga del guion. Así tendrá que seguir siendo, y es que no parece que el presidente, aparentemente tranquilo al ver a su equipo fuera del descenso, vaya a desempolvar la billetera para aumentar la paupérrima calidad del vestuario. Si los suyos hubiesen llegado a este periodo de la competición en posiciones de castigo a Segunda B, a buen seguro que su comportamiento sería distinto. Conformismo. Mientras tanto, Lucas Alcaraz tendrá que seguir haciendo imposibles para sacar adelante sus encuentros en una categoría tan competida como esta. Es una especie de milagro casi tan grande como que al presidente le esté saliendo bien la pésima gestión que llevó a cabo en el mercado de fichajes veraniego.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios