Nadie dijo que iba a ser fácil, ni mucho menos. A las puertas del ascenso se quedó Durán Ejido Futsal hace escasos días. Los celestes tuvieron en la yema de los dedos alcanzar la máxima categoría del fútbol sala español, pero el destino no estuvo de su lado.

Los ejidenses, que habían ganado el primer choque de la eliminatoria, no fueron capaces de sumar ese segundo punto en el Antonio Caba. Una eliminatoria en la que reinó la igualdad, en especial en ese segundo duelo que acabó decidiéndose desde el punto de penalti. Un encuentro en el que el conjunto del Poniente almeriense se quedó a tan solo 23 segundos de ese ansiado ascenso.

Pero esto es fútbol sala y hasta el último instante todo puede ocurrir como así fue. Un gol in extremis de Otero mandaba el choque a la prórroga, manteniendo con vida a los manzanareños y decidiéndose todo el pasado lunes. Un choque, este último, en el que los de Castilla-La Mancha se llevaron el histórico premio. Un botín que permitirá que Manzanares se estrene el próximo curso en la máxima categoría. Pero los ejidenses todavía no han dicho adiós a la temporada.

Los pupilos de Óscar García Poveda todavía tienen una nueva oportunidad para poner el broche de oro a una brillante campaña. Un plantel celeste, debutante en la división de plata, que contará con una nueva eliminatoria, en esta ocasión ante todo un Primera División como Burela. Quien salga vencedor disfrutará el próximo curso de la máxima categoría.

Una novedad incluida en la presente temporada después de años en los que había dos ascensos, uno por la vía rápida y otro por Play Off, desde la categoría de plata. Otra gran oportunidad para cerrar el curso con un hito histórico, el ascenso todavía está en las manos de los jugadores ejidenses.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios