Análisis

Francisco bautista toledo

El pop art de josé naharro

José Naharro transmite intensidad en su obra, mostrando la Pintura eterna, es decir aquella que refleja los ídolos y mitos de la cultura imperante, los nuevos dioses y sensibilidad estética compartida. En su obra además se perpetúan las pasiones, miedos y emociones, siempre presentes en la vida humana.

Sus piezas poseen una elaboración compleja, transitando dentro de la creación del Pop Art, estilo que afirma con rotundidad. Las creaciones de este pintor son barrocas, de colorido espeso, poderoso, agudo, jugando con la gama de colores presentes en los anuncios comerciales, compañeros perennes de nuestra existencia.

Son tonos que se imprimen fácilmente en la retina, envolviéndose con el flujo anímico del espectador, para crear un estado de topografía abrupta, donde unas veces se siente vértigo y plenitud extasiada al observar el entorno desde las alturas, para después ser presa del desasosiego de la caída imprevista, libre descenso hacia el fondo del Mundo, mas una brusca inflexión ascendente romperá el aliento. Este fenómeno visual es captado en la comprensión de la mirada, aunque sea imperceptible en el estado consciente del observador. Constituye un escenario perfecto para desarrollar la trama conceptual que el artista quiere reflejar. Bugs Bunny, Mickey Mouse, Pinocho,...son algunos de los personajes icónicos populares de la cultura del siglo XX, representando a través de ellos el entramado de pasiones que anega los espíritus en su cotidiano devenir. Sexualidad, ostentación sugerida por las marcas exclusivas, fantasías románticas, sustancias embriagadoras, lujo, poder, velocidad, son mostrados en sus obras. Éstas posee una fulgurante eficacia comunicativa, atrayendo la atención por el colorido familiar, siempre presente en nuestra cultura audiovisual, interpretadas a través de personajes de apariencia afable, simpática, siempre felices, lo que consigue que salve el juicio crítico personal, para ser digerido en el subconsciente. José Naharro transmite, con esta vía de expresión directa, los rasgos de la sociedad posmoderna, solo superficie, persistiendo las divinidades eternas vestidas con símbolos actuales.

Sus composiciones son críticas, divertidas, otras veces lúdicas e informales, pero siempre penetrantes, seductoras cuando se visualizan, pues el mensaje en ellas va acompañado de recuerdos, aromas y sensaciones de tiempos inocentes.

José Naharro es un creador plástico que demuestra gran habilidad en el uso lingüístico del color, inteligente en la puesta en escena de la idea ácida propuesta de forma edulcorada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios