La frase la hizo famosa Johan Cruyff: "Si no puedes ganar, asegúrate de no perder", y es uno de los muchos chascarrillos socorridos que usamos en el mundo del fútbol. El Almería, ante el Fuenlabrada, se veía desde el comienzo del partido que no iba a poder ganarlo. El césped parecía un patatal, aunque eso no es excusa, ya que no fue un problema para que el conjunto local atosigara a los almerienses. La clave del encuentro fue la permisividad arbitral y el fútbol rastrero que practicaron los locales desde el minuto 1, buscando las cosquillas a nuestros jugadores, tendiéndoles trampas buscando la reacción de nuestros futbolistas y la complicidad del colegiado, que velaba por la impunidad local al tiempo que ponía cerco al Almería con sus constantes interrupciones. De los primeros 45 minutos, si se jugaron 10, muchos fueron. El partido fue peor que una visita al dentista, los almerienses no estuvieron cómodos mientras que los madrileños campaban a sus anchas con sus trampas, como si se trataran de karatekas del dojo Cobra Kai. Así, provocaban a nuestros futbolistas lanzándole el balón por la espalda a Sadiq, soltando coces, haciendo aspavientos y reclamando faltas y tarjetas como si no hubiera un mañana, mientras que el colegiado no se daba por aludido y el VAR estaba viendo el Manchester United-Everon, de lo contrario no se explica que no vieran el penalti a Samú Costa, ni la coz de Salvador a Morlanes, ni tantas otras cosas. El caso es que Ibán Salvador, que personifica como nadie ese fútbol marrullero, consiguió expulsar a Sadiq con dos amarillas inexistentes. Y aun en este escenario, y estando en inferioridad, Pepe Gomes siguió con el mismo plan. No renunció a sus ideas a pesar de que era evidente que en el duelo no funcionaban. El Fuenlabrada se adelantaría y los almerienses recuperarían el punto por la conexión de dos jugadores de refresco, Robertone y Villalba. El Almería no tuvo opciones de ganar el partido, pero al menos se aseguró de no perderlo casi sobre la bocina y es el típico resultado que al final de temporada bien puede valer un ascenso…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios