República de las Letras

ALMERÍA, 1868

La Revolución de 1868 significó el paso de la clase burguesa, de revolucionaria a conservadora

El siglo XIX siempre me ha parecido apasionante. Comenzó con la invasión napoleónica y acabó con lo que en la Historia se ha llamado Desastre del 98, el final de la guerra de Cuba y de las colonias españolas en América. Aquello debió de causar gran sensación entre la burguesía industrial, minera y terrateniente española, y dio lugar a un sentimiento generalizado en los escritores e intelectuales de la época de fracaso y falta de dirección histórica, de búsqueda de un papel en la Historia, sentimiento plasmado en las obras de la llamada Generación del 98: Unamuno, Machado, Baroja, Pidal…

Se puede decir que con el gran fracaso del 98 ante los Estados Unidos España cerró el periodo de hegemonía de la burguesía conservadora y comenzó una transición tortuosa hacia la II República y el ascenso de las clases trabajadoras, periodo cerrado violentamente por la Guerra Civil. La generación literaria de esta época sería la del 27, esencialmente de poetas.

Pero mucho antes, desde la expulsión de los franceses, se suceden episodios convulsos, llenos de intentonas liberales y reacciones conservadoras: Fernando VII -el rey felón-, el trienio liberal -Riego-, el carlismo -ultraconservador- las intentonas revolucionarias burguesas del 48, del 54…, hasta llegar a la Revolución de 1868, la denominada Gloriosa o Septembrina, que encabezada por el general Prim derrocaría -no definitivamente- a los borbones en la figura de la casticísima -y otras cosas- Isabel II, que se exilió a Francia. El movimiento cultural y literario de esta etapa sería el Romanticismo y su gran figura Bécquer, cuyo nacimiento se ha conmemorado ahora.

Esta es la época historiada por Agustín Pedrosa Pardo en su libro La Revolución de 1868 en Almería, editado por el grupo editorial Letrame, en el que, a modo de tesis universitaria, desgrana los acontecimientos de la Gloriosa en la provincia, los personajes que intervienen, las leyes dictadas y los cambios producidos por aquella parte de la clase burguesa que se declaraba progresista y demócrata en contraposición a los moderados, monárquicos y reaccionarios. A destacar el escaso papel representado por la clase obrera, aún no fundado el Partido Socialista en la barbería de la Almedina (v. Fdo. Martínez). La de 1868 sería la última revolución protagonizada por la burguesía española del siglo XIX. Enhorabuena al autor, Agustín Pedrosa, por esta obra imprescindible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios