Libertad Quijotesca

Adoquines para la constituyente

La libertad de expresión, como todos los derechos ciudadanos, conlleva responsabilidad en su ejercicio. Derecho es Deber

Adoquines arrancados y usados como proyectiles contra las Fuerzas de Seguridad del Estado: la policía de nuestra Nación cuya responsabilidad es garantizar la Seguridad Ciudadana. Incendios. Saqueos, destrucción de comercios, vehículos particulares, contenedores, elementos arquitectónicos. En Gerona se destroza a martillazos un puente datado en 1890. Estas son las consecuencias de destruir la educación en España para imponer el adoctrinamiento y el sectarismo. El gobierno, ¿para qué, por y para quién trabaja? Lenin, maestro ideológico del vicepresidente y su internacional formación política, afirmaba sin empacho alguno: "No hay moral en la política, sólo hay conveniencia. Un sinvergüenza puede sernos de utilidad porque es un sinvergüenza". Un diputado, nacido en nuestra hermana Argentina, en Rosario, gran escritor de tweets donde declara sin rubor que "los contenedores se reponen". Que fácil es disponer de vidas y haciendas desde la poltrona del poder irresponsable. ¿Cuántos impuestos tiene que pagar un autónomo español para sufragar la compra de un contenedor de basuras? En 320 mil euros se valora el coste de los 250 contenedores quemados en Barcelona el pasado sábado. A razón de 1.280 euros cada uno, pagados con el dinero de los contribuyentes de toda España. Toda esta violencia alentada, programada y desatada ex profeso; manipulando el derecho y la obligación que entraña la libertad de expresión, amparada en nuestra Constitución en el Artículo 20, tiene como objetivo hacer una cata del control de las calles y acelerar el proceso constituyente, que ya hemos escuchado nombrar al ministro de Justicia en sede parlamentaria. Presidente y vicepresidente gustan controlar los telediarios y la propaganda para "mover las calles". Siguen un patrón establecido por el Grupo de Puebla y Foro de Sao Paulo que fundó y lideraba Fidel Castro. No en vano sus libros de cabecera eran los discursos de Juan Domingo Perón y la obra del filósofo italiano Antonio Gramsci, para el que la clave para hacerse con el poder indefinidamente era controlar educación y cultura, con el objetivo de imponer el pensamiento único. Pensador brillante pero malvado. La constituyente puede alargar el periodo de mandato del gobierno, más si se la pretende justificar con la Pandemia que sufrimos. Alarma, excepción y constituyente. Son tres términos que deben preocuparnos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios