Carta del Director/Luz de cobre

Almería incomunicada

Iberia, la que fuera compañía de bandera estatal, sólo ve Almería como suma de pasajeros a media y larga de distancia

Año 2021, inicios del otoño. La provincia de Almería despierta de la pandemia peor incomunicada que en la década de los ochenta. Si hay que buscar culpables la razón y responsabilidad hay que encontrarla en las administraciones y en aquellas empresas públicas, semipúblicas o privadas que anteponen los beneficios al servicio de los ciudadanos. Resuelto el problema de las autovías, llegaron con retraso, pero ahí están y nos facilitan y mucho el tránsito con el resto de la península, la asignatura del ferrocarril y aérea no sólo sigue pendiente, sino que empeora con el final del siglo XX y se agrava en los primeros veinte años del XXI. Recordar una vez más como están las comunicaciones por ferrocarril puede aburrirles, pero nunca está de más insistir. Con Granada el viaje dura más de dos horas, aunque el servicio puede entenderse escaso, pero razonable. Con Sevilla, resuelto el problema de acceso a la capital y el de las obras del AVE de Granada, regresamos a los tiempos infinitos de siempre. Si tiene la opción de otro medio que lo traslade a la capital hispalense, no lo dude y opte por eso. Y con Madrid ni les cuento. Un mísero Talgo de ida y otro de vuelta, con vagones de prestaciones casi ochenteras y las siete horas y pico de rigor, si es que no surgen contratiempos. Si usted es un enamorado de los trenes de época es posible que hasta disfrute con la ruta pero si, por el contrario, lo que pretende es viajar rápido, no sabría qué aconsejarle, pues el coche son casi seis horas y del transporte aéreo ahora paso a diseccionarles como se las gasta Iberia. Atrás quedaron los tiempos en los que si usted quería volar a Madrid disponía de cinco vuelos diarios de ida y otros tantos de vuelta, a precios razonables si sacaba los billetes con antelación, aunque caros si su viaje era de hoy para mañana. Ya entonces eran muchos los que optaban por desplazarse a Alicante para coger el AVE y ahorrarse unos euros.

En la actualidad la que fue compañía bandera de España, Iberia, se ha empeñado en preocuparse sólo de sus intereses y no de los usuarios. Me explico. Se ha cargado de un plumazo el vuelo de la mañana con Madrid, una conexión con una alta ocupación y que permitía a los viajeros ir, resolver sus problemas y volver en el día.

Hoy eso es imposible. Al parecer a los sesudos directivos de la compañía participada por los británicos sólo les interesa llevar pasajeros a Barajas para que puedan coger a tiempo y en hora vuelos de media distancia con ciudades europeas o de larga distancia, pongamos por caso Estados Unidos o Argentina. Lo demás, para estos amigos de la incoherencia, carece de sentido. Y mientras, aquellos que pueden empujar en la solución, como son nuestros representantes en los distintos gobiernos, miran para otro lado a la espera de que la lluvia de críticas escampe y a otra cosa. Una pena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios