Después de siete años en los que, en España, imperó el sálvese quien pueda, por fin regresan a nuestro país la cordura y la justicia, de la mano del proyecto de Presupuestos Generales del Estado que ha elaborado el Gobierno de Pedro Sánchez. Durante siete años, el PP justificó los durísimos recortes sociales a los que sometieron a la ciudadanía española con el argumento de que las cosas no podían ser de otra manera. Y sí, sí había otra manera. Este Gobierno ha demostrado que se puede cumplir con las exigencias de Europa e impulsar la economía de un país, sin por ello maltratar a los ciudadanos.

La economía de un país no puede crecer de manera sana si su población es pobre. Por eso -y por muchas razones más- hay que garantizar unos mínimos dignos y eso es lo que ha buscado el Gobierno al proponer la subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros. También planteamos subir las pensiones contributivas un 1,6% y las mínimas y las no contributivas un 3%, además de garantizar que cada año suban tanto como lo haya hecho el IPC. A los pensionistas con bajos niveles de renta también los vamos a eximir los primeros del copago farmacéutico.

Asimismo, vamos a incrementar un 60% los recursos para la Dependencia y vamos a recuperar el convenio especial de personas cuidadoras no profesionales para que la Administración General del Estado abone sus cotizaciones.

Los Presupuestos también contemplan 50 millones de euros para el Plan de Empleo que Andalucía lleva años reclamando y, en cuanto a Almería, se incluyen las grandes obras pendientes: los enlaces de la A-7 en Roquetas, los accesos a El Ejido y el tercer carril entre Almería y Roquetas; la mejora de las conexiones por tren con Granada; el Cable Inglés; inversiones para las desaladoras del Bajo Almanzora y Carboneras; y, la partida estrella, los 348 millones para el AVE.

Hemos pasado de los 80 euros por almeriense que nos dio el PP en 2018 a los 572 que nos tocan por cabeza con el PSOE. Las únicas críticas a estos Presupuestos que he escuchado en la provincia vienen a decir que estas cuentas tienen que ser mentira, porque no podemos tocar a tanto. Claro que sí podemos. El castigo del PP a Almería no es una leyenda urbana, ha sido una realidad y hemos tenido que llegar los socialistas al Gobierno de España para volver a tratar a esta tierra como se merece.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios