El pasado sábado, me encontré con que en el programa "tendido cero" de TVE, estaban hablando de la histórica e importante ganadería de Concha y Sierra. La recuerdo, de cuando yo era pequeño y los toros eran en blanco y negro, pues así los veía en el escaparate de Bazar Almería.

De esa época recuerdo los Miuras, los Pablorromeros, el Conde de la Corte, y otros títulos nobiliarios. Luego vinieron cambios y una época de "flojera de manos generalizada" y nuevas ganaderías, con fincas más pequeñas, otros tipos de crianza y, en consecuencia, otros tipos de toros. Pero la de Concha y Sierra, fundada en 1873 es una de las pocas que conservan ascendencia vazqueña. Traigo esta historia a colación, por sus vicisitudes: ha estado a punto de desaparecer y, además, en Francia donde se la llevó su penúltimo propietario. Pero lo bueno siempre perdura. Ahora tiene un nuevo propietario que "le va a dedicar 8 o 10 años a ponerla de nuevo en el lugar que se merece". O sea, sacrificio y fe en el futuro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios