DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El bar de mi calle está cerrado. Lo sé, les ha pasado a todos. Desde él seguí la campaña electoral y escribí las columnas que publiqué entonces. Los parroquianos acertaron en todas sus previsiones, no les digo más. Igual que cuando en febrero anunciaban lo de vamos a acabar como en China. Pues eso. Total, que el pasado viernes, ante la inminencia del Estado de Alarma tomé una última cerveza. Hice bien porque como no había nadie me invitaron. Y, sobre todo, porque como me dijeron que cerrarían y, pensando que ya no les iba a hacer falta, les pedí prestados unos rollos de papel higiénico. Con tantos chistes sobre la cuestión no me atrevía a ir a comprarlo. No es que no fuera a la compra, que fui. Es que me cargué de café. Olvidé la pasta, el arroz o las latas, pero tengo más café que en Colombia. Tal vez por ello, estoy despierto a las cuatro de la mañana y tengo mucho más tiempo para analizar las medidas laborales contra la crisis. Veamos dos. El Gobierno flexibilizará lo que se llamaban los ERTES. Tras la reforma laboral su nombre es otro, pero largo y poco práctico: suspensión o reducción de jornada. A ver como haces con eso un acrónimo. ¿Cómo afectará a nuestra provincia? Baste un ejemplo: en 2012 se registraron en nuestra provincia 28.300 contratos en Hostelería. En 2019 fueron 63.500. Añadamos el resto de sectores cerrados durante el estado de alarma y, si, la cifra será abrumadora. ¿Es una buena idea? Sí. Tradicionalmente las crisis se han llevado por delante el puesto de trabajo y la propia empresa. Apostar por la suspensión temporal es mejor o, al menos, hará que sean menos las situaciones irreversibles. Las empresas no pagarán las cotizaciones de Seguridad Social de sus trabajadores mientas dure la suspensión. Así, para la empresa, funciona como un despido pero mejor porque se ahorra la indemnización. Ni indemnización, ni costes laborales de salario o cotizaciones.

Para los trabajadores también es lo menos malo (nunca tan bueno como si no hubiera ocurrido nada, a que negarlo). Pero todos tendrán accederán a la protección por desempleo aunque no hubieran cotizado durante el tiempo que normalmente se exige para tener derecho. Además será, a efectos de cobrar el paro otra vez, como si nunca se hubiera cobrado. No resta tiempo, y aparece como trabajado. Para los autónomos, bien, quizás se amplíe -o debería- lo aprobado. Pero parece sencilla de tramitar esa ayuda extraordinaria de un mes para quienes han tenido que parar durante el estado de alarma. Así pues, cuídense, seamos responsables y, cuando esto pase, regresaremos al bar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios