El callejón del gato

CELTIBERIA SHOW

Las ocurrencias de algunos personajes que han ilustrado las últimias crónicas me traen el recuerdo de Luis Carandell

Las ocurrencias de algunos personajes que han ilustrado las crónicas de los últimos días me han traído el recuerdo de Luis Carandell, aquél periodista entrañable que nos mostraba un perfil de la España de la época en las páginas de la revista Triunfo con frases pintorescas extraídas de la calle, en unos tiempos poco propicios para que los medios de comunicación se atrevieran a satirizar a las altas instancias del Estado. "Prohibido atropellar niños bajo multa de 50 pesetas", "Se habla idioma por señas", "Se vende rebaño de cabras, con cabrero o sin él", "Desearíamos comprar loro de especie habladora (preferible hablando idiomas)". Son algunos ejemplos extraídos del libro donde Luis Carandell recopiló el material de "Celtiberia Show", que así se llamaba la sección de Triunfo donde aparecían para nuestro regocijo cada semana. Hoy el "Celtiberia show" nos lo proporcionan personalmente sus creadores originales, sin necesidad de que un periodista se tome la molestia de hacer indagaciones. Y es precisamente en las altas instancias del Estado donde más proliferan. Atiendan: "Yo también hablo catalán en la intimidad", "Estamos trabajando en ello" (con acento mejicano), "Un vaso es un vaso y un plato es un plato", "Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quieren que sean los vecinos el alcalde", "Español y mucho español", "Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas, y si se suman una manzana y una pera nunca pueden dar dos manzanas porque son componentes distintos", "La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido en forma efectivamente de simulación, simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una retribución". "Algunos se han acordado de su padre cuando había subvenciones para encontrarlo", "La responsabilidad de los casos de desnutrición es de los padres", "Ustedes tienen a las prostitutas desconcertadas. La señora Valerio dice que son un gol por la escuadra. La señora Delgada es la máxima defensora de sus servicios y sus compañeros socialistas andaluzas frecuentan con dinero público la prostitución…", "En Andalucía lo que sabe un niño de 10 años es lo que sabe uno de 8 en Castilla y León". "El gobierno andaluz gasta más en prostitutas que en educación". Son expresiones dignas de un nuevo "Celtiberia show" formuladas por personajes cuyos nombres no desvelo, aunque les voy a dar una pista: todos perciben una asignación mensual superior a 900 euros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios