Carlos Cañadas, contra el orden

La necesidad del autor de reiterar el concepto de los tres monos, es dudar de la divinidad del sistema

Sometimes thinking something leads to nothing (3monos), es una instalación del artista plástico y visual Carlos Cañadas y está compuesta por 20 fotocopias en blanco y negro y una vídeo-proyección que fueron presentados en MECA Mediterráneo Centro Artístico el pasado mes de abril. Una exposición que estuvo comisariada por Pedro Osakar y Asunción Lozano, bajo la dirección de Fernando Barrionuevo y Rosa Muñoz Bustamante.

Carlos Cañadas nos presentó una secuencia donde cada hoja de papel contenía 60 repeticiones, en las que se reproducían los gestos característicos de los tres monos sabios. Una referencia a la iconografía oriental, que se ha extendido en la cultura popular occidental, en la que se promulga el uso de los tres sentidos en la observación cercana del mundo sensible. Un discurso plástico que parte en contra de un código de conducta que recomienda la prudencia de no ver ni oír la injusticia, ni expresar la propia insatisfacción y que nos enfrenta ante nuestro espejo, como identidad personal y colectiva, que de una forma u otra se rinde ante el sistema.

El artista plástico Andrés Hernández, pintor y profesor de la Universidad de La Laguna asevera que la concepción oriental basada en los tres monos es una utilización de los sentidos como receptores y no como funciones activas del ser, entendiéndose como origen del hombre y que parte de la constitución de una sociedad, pensada en función de la comunidad como organismo y no del ser como individuo.

La necesidad del autor de reiterar el concepto de los tres monos, es dudar de la divinidad del sistema. Pues la repetición es uno de los mecanismos donde lo sagrado se transforma en profano y cualquier acción que se repite un suficiente número de veces se vuelve a convertir en un gesto trivial, en una acción sagrada. Así, la ruptura del sistema termina siendo la piedra angular del restablecimiento de un nuevo sistema que mejore el anterior. En palabras del autor: "Entendemos el mundo en su devenir, no en su ser". Las propias "cosas" no son: acontecen; un acontecer difuso, disperso, desordenado en el que todo se disuelve, ha de tenerse en cuenta además que todo mal proviene de hablar en este tiempo verbal: futuro. El trabajo mecánico será en este momento la única salvación (Arbeit macht frei), lo mecánico, sujeto a una ley de causa y efecto más o menos predecible, será el ancla".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios