Cataluña, condado y no reino

Cataluña hasta la formación del Estado Español en 1516, disfruto de múltiples acontecimientos

L OS Reyes de la casa de Trastámara dieron a la vida interior de Aragon un espíritu más centralizador, ofreciendo un nuevo giro a la política peninsular; política que en líneas generales se vio mermada demográficamente y que constituyo una de las causas fundamentales de su desaparición como estado soberano, pues el siglo XIV se vio en situación de inferioridad frente a una Francia superpoblada para su tiempo y de una Castilla que con siete millones de habitantes, representaba mucho en la balanza, frente al millón de habitantes que había en los reinos de Aragon, lo cual suponía un desequilibrio entre la paz y la guerra; esto representaba una frustración, si asi puede llamarse, por no haber resultado posible construir un amplio estado catalano-aragones a ambos lados de los Pirineos, a la vez que surgieron inevitables aspectos territoriales, que dieron lugar al tratado de Azmira con Castilla. Llegado el año 1517, toda la política de Aragon quedo en manos de la monarquía Hispánica, con el primer rey que sería el emperador Carlos I de España y V de Alemania, que rigió los territorios de la Corona a través del Consejo Supremo de Aragon que disponía de un vicecanciller y seis regentes: dos para el reino de Aragon, dos para el de Valencia y dos para el Principado de Cataluña junto con Mallorca y Cerdaña, pero además de los territorios citados tenemos que decir que la unión de los Reyes Católicos (RR.CC), tampoco significo la emergencia de un estado unitario, que no llegaría hasta mucho después, con Felipe V, por lo que tenemos que aceptar que la Corona Española mantuvo la confederación de sus antiguos territorios medievales. Bien, en ese contexto, la Corona de Aragon continúo con sus cortes confederales que coexistieron con instituciones particulares de cada uno de sus territorios: Las Cortes Aragonesas, La Generalitat de Cataluña, La Generalitat Valenciana y el régimen particular del Reino de Mallorca. Un complejo sistema que significo el respeto a instituciones, lenguas y culturas; dentro de la Corona de Aragon, resaltamos a Cataluña, que hasta 1479 no entro en declive al pasar a ser parte de sistema de la Corona de España, que no la de Castilla, como tantas veces se dijo; tenemos que decir que Cataluña hasta la formación del Estado Español en 1516, disfruto de múltiples acontecimientos, entre ellos, la formación de la identidad catalana con una indudable desazón histórica por no haberse constituido en REINO como hicieron otros espacios peninsulares y tal fue su caso, que primero dependió de los Carolingios y después de Francia. Pues bien, al hacerse los Trasmatara con la Corona de Aragon en 1412 y la posterior unión de las dos coronas por los Reyes Católicos el proceso de unión no fue bienvenido por algunos catalanes, que hubiesen preferido un destino más propio. En definitiva Cataluña nunca se consolido como un REINO, y los reyes de los que disfruto, fueron reyes consortes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios