Opinión

Antonio Hernando Vera

Abogado

Cesiones y algún sacrificio

Durante esta semana el presidente del gobierno ha hecho una gira por las sedes de los principales gobiernos de la UE, para preparar la cumbre que se inicia hoy en Bruselas. Han sido algunos primeros ministros socialdemócratas, con el holandés Rutte a la cabeza, los que han puesto más objeciones a que el fondo para la recuperación, propuesto por la Comisión, pueda salir adelante en los términos anunciados por su presidenta. Paradójicamente aquellas socialdemocracias del centro y norte de Europa, tan admiradas por sus estados de bienestar, están siendo ahora poco solidarias con los países del sur que más hemos sufrido el azote de la pandemia. Las posturas de Holanda o Suecia se explican por las exigencias de su propia ciudadanía o por la proximidad de algún proceso electoral. Pero no deja de ser triste que aquellos que con más vigor ayudaron a construir un modelo de cohesión y de bienestar, admirado en el resto del mundo, sean hoy partidarios de una concepción poco europeísta de la solidaridad. Está claro que los alineamientos en la UE no tienen muchas veces que ver con las familias política o ideológicas, y son otros los aspectos que los determinan.

Salvo milagro de última hora, si la cumbre se desarrolla según lo previsto, estos dos días en la capital belga serán el comienzo de un arduo proceso de negociación posterior. En esa negociación los gobiernos tendrán que emplearse para convencer a los países frugales de la necesidad de priorizar los subsidios frente a los préstamos. También el gobierno de España tendrá que hacer un esfuerzo por conseguir que el fondo salga adelante lo antes posible, en las mejores condiciones para nuestro país. Para conseguirlo, el presidente Sánchez ya ha reconocido que habrá que hacer cesiones, porque todo proceso negociador requiere que las partes renuncien a algunas aspiraciones iniciales. Seguro que los llamados frugales no se conformarán con ciertas cesiones y condicionalidad, sino que querrán determinados sacrificios. Para ese momento hubiera sido muy útil un gran acuerdo para la reconstrucción entre el gobierno y los principales partidos de la oposición, porque habría ayudado a afrontar determinadas medidas dolorosas pero necesarias para el país. En todo caso, lo deseable es que el gobierno de España cuente en el proceso de negociación con el apoyo y la confianza de los principales partidos, para tener así una posición de mayor fortaleza en la mesa de negociación.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios